Agenda cultural
Una lectura interesante, entretenida,  necesaria, es la  del libro de un locutor, periodista y escritor Julio Cesar Ramirez, titulado “Esas Otras Paginas De La Historia  Misiones”. O sea de la  “historia chica”, cotidiana, que  por supuesto  puede  transformarse en Historia con mayúscula. Repasando  el índice, con el que uno generalmente se  acercar  al libro y al autor,  nada nos aclara. Encontramos que cada capítulo  se inicia con la fecha de  un año, de  cualquier año, no necesariamente correlativo, y le sigue otro capítulo cuyo título no se sabe  que relación tiene con el anterior… Un ardid muy interesante  cuando descubrimos  la mecánica del libro y empezamos a conocer  las  escondidas historias y anécdotas misioneras ,  temas salteados pero con un método. El ardid del libro está en que de cada uno de esos años encabezan  capítulos  que recuerdan, en primer lugar hechos trascendentes ocurridos  en el mundo, pero al final, en los últimos renglones del capítulo  está el motivo del recuerdo: en ese año, en Misiones, ocurría  algo trascendente que el autor pasa a relatar. De paso él  explica su trabajo  de  campo:  casi todas las historias que va a recordar,  lo tienen a él como interlocutor, a veces como testigo,  también  como parte.
Como  es periodista radial, es un conversador  nato que habla ,  escucha y recibe relatos de sus oyentes, historias que se ha tomado el trabajo de confirmar.  Por supuesto, dada la juventud de nuestra Provincia,  no es difícil encontrarse con gente que vivió y conoció directamente  los hechos, como ex empleados, vecinos, etc.. Y aquí empieza el mayor interés del libro. Es correcta la declaración de interés provincial que le otorga al libro la Cámara de Representantes de nuestra Provincia, porque este libro es un repaso de historias de trabajo, de proyectos que fueron,  de vivencias personales o de grupos, de esfuerzos  casi  olvidados en una  geografía  difícil de vencer. La lectura nos va llevando a descubrir una Misiones que vivió épocas  de gran aprovechamiento de sus riquezas:   Por ejemplo la empresa  Citrex de Puerto Rico que casi por 3 décadas produjo jugos concentrados y esencias cítricas, creada por capitales argentinos y misioneros. La empresa Pino Comby SA que en Candelaria empieza la producción de derivados de la resina y que en algún momento tuvo 800 obreros en el monte y 24 operarios en la planta. En otro capítulo, contando la historia de don  Liquino Blanco, como tropero que arreaba ganado en pie entre Corrientes y Misiones, cuenta que  arreaba  tropas de 400 cabezas de ganado ,  que  vendía en el camino, durante los años 1960 al 1974. Otro Proyecto misionero que relata el libro es el  Siderúrgico Altos Hornos Zaimán sobre la Ruta Nac. 12, que tuvo su génesis en tiempo de los jesuitas donde se producía hierro y acero y que  entre los años 1970 y 72 empezó su decadencia final.   Es un libro muy ameno,   que nos lleva a muchas reflexiones sobre  la potencialidad de Misiones.

Artículo visitado 13 veces, 1 visitas hoy


Categorías: Columnas de Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top