En Oberá, los conductores en infracción buscan evitar a los inspectores y las multas a través de los servicios de mensajería instantánea.

En la madrugada del 15 de mayo, dos motociclistas murieron en el acto al chocar de frente en el límite entre Oberá y Colonia Guaraní, sobre la ruta nacional 14, sector utilizado como pista de carreras clandestinas.
Las víctimas fueron identificadas como Javier Orlando López (30), domiciliado en Oberá, e Isidro Javier Arnold (24), oriundo del municipio de Mártires.
El hecho pasó a engrosar las estadísticas del hospital Samic de esta localidad, que atiende un promedio superior a los 30 accidentes de motos por mes.
En ese contexto, en los últimos días la División Tránsito de la Policía y los inspectores de la Municipalidad intensificaron los controles en diferentes puntos de la ciudad, sobre todo direccionados al control de las motos.
Así, en apenas un par de días se labraron 60 actas y se retuvieron 30 motocicletas, trece autos y 24 licencias de conducir por diferentes infracciones a la Ley Nacional de Tránsito.
A su vez, siguiendo directivas de la Jefatura de Policía de Misiones, personal policial continúa con las recorridas bajo la modalidad de infantes y se realizan patrullajes en diferentes sectores, como la autovía de acceso, donde en los últimos días se labró gran cantidad de multas por cruzar semáforos en rojo.
Paralelamente, muchos conductores se adhirieron a diferentes grupos de WhatsApp donde se comenta y advierte sobre la ubicación de los controles de tránsito, todo con el propósito de evitar a los inspectores.
“Ahora zorros en el bajo de la Sarmiento” y “la poli anda por la zona del Triángulo”, fueron algunas de las alertas de la semana pasada. Uno de los grupos de denomina “Control de tránsito” y hasta ayer tenía 214 integrantes.

Necesario control
Entre los reclamos expuestos por los usuarios, varias voces se quejaron por ciertas metodologías utilizadas por los inspectores y policías.
“Se esconden atrás de los autos y salen de golpe. Algunos te agarran la ropa si no parás. En cualquier momento puede haber un accidente”, comentó un usuario.
Como contrapartida, otro replicó: “El que tiene todo en regla no tiene problemas en parar en los controles”.
Por su parte, otro motociclista reclamó controles sobre las rutas, no sólo en el centro, lo que denota el “carácter recaudador de la medida”, argumentó.
Al respecto, el corredor de la ruta 14, desde Guaraní hasta el Parque de las Naciones, es utilizado para correr picadas. En la semana los diferentes grupos se lanzan desafíos que concretan los sábados y domingos, siempre con apuestas de por medio.
Incluso, uno de los protagonistas del trágico accidente del 15 de mayo pertenecía al circuito de picadas, tal como está explicitado en su página de Facebook, donde hacía alarde de pertenecer al “Gordillo Team, los ilegales de la 14” y hasta usaba remeras con dicho logo.
Además de los controles, en los últimos tiempos la comuna y el Deliberativo incrementaron las sanciones a los motociclistas que transgreden las normas.
A fines del año pasado, el Concejo Deliberante aprobó por unanimidad la ordenanza que establece la prohibición de exhibir, vender y colocar escapes deportivos para motocicletas, con multas de hasta 5.500 pesos y la clausura del local comercial o taller mecánico.

Artículo visitado 529 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top