La causa hasta el momento tiene un solo detenido, “Koki” Texeira, quien está imputado por homicidio.

Un análisis bioquímico arrojó que el joven obereño Josías Galeano (15) murió por “asfixia por sumersión”. Asimismo, según fuentes del caso, en base a un cotejo de organismos microscópicos se supo que su deceso ocurrió en el lugar donde lo encontraron.

Esta situación no cambia la situación procesal del único detenido en la causa, Rogelio Andrés “Koki” Texeira (26), quien continúa imputado por homicidio. El hombre fue capturado horas antes de ser encontrado el cuerpo sin vida de Galeano, el pasado viernes 3 de junio.

De esta manera, según las fuentes, sólo queda conocer el examen histopatológico (tejidos) en parte del cuello de la víctima, para confirmar o descartar que hubo presión mecánica que lo pudo haber desmayado. Esta conjetura surgió por dos testigos, quienes declararon ante la Justicia que el acusado les confesó el crimen.

Todos estos estudios de laboratorio forense fueron necesarios, debido a que el cuerpo estaba en avanzado estado de descomposición cuando lo hallaron y, en ese entonces, no se pudo determinar la causa fehaciente de la muerte.

Cabe recordar que Josías Galeano salió de su casa el pasado sábado 30 de abril del barrio Villa Blanquita de Oberá y no regresó. Su madre radicó una denuncia por la desaparición.

Se inició la búsqueda y, finalmente el viernes 3 de junio el cuerpo fue hallado semisumergido en un bañado del barrio PROSOL de Oberá.

Artículo visitado 38 veces, 1 visitas hoy

Misionescuatro.com


Categorías: Noticias Policiales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top