Con el mundo inmerso en la pandemia de Covid-19, el ajedrez en principio también se vio afectado, con la cancelación de numerosos eventos, incluyendo el torneo de candidatos que se estaba disputando en Moscú en Marzo.

Pero luego de un par de semanas, el ajedrez se reveló como uno de los pasatiempos favoritos que se pueden realizar online, y los clubes de ajedrez cibernéticos, que ya eran populares, aumentaron muy significativamente su tráfico, realizando torneos rápidos y partidas amistosas.

Los jugadores de la elite mundial no se quedaron ajenos a esta movida, y ya son varios los eventos que se realizan de esta manera, con interesantes premios en efectivo.

El ajedrez online presenta la ventaja de poder jugarse en cualquier lugar y hora, inclusive desde un celular, pero como contras existen muchos jugadores que utilizan ayudas externas (programas de ajedrez sobre todo), para lo cual todavía no hay una solución definitiva, y la naturaleza del juego hace que se disputen en ritmos rápidos, donde la calidad de las jugadas importa menos que su efecto sorpresa o desgastante del rival, al hacerle consumir preciados segundos.

Sin embargo, en principio para los jugadores de elite el riesgo de las trampas es casi inexistente, ya que la pérdida de prestigio sería mucho mayor que la potencial ganancia.

Entre los días 6 y 14 de Junio se disputó el “Clutch Chess International Champions Showdown”,  (página oficial del torneo: https://uschesschamps.com/2020-clutch-chess-international/overview) con 8 jugadores invitados por el club de Saint Louis de Estados Unidos: el local Jeffery Xiong, y los nacionalizados Wesley So, Fabiano Caruana y Lenier Domínguez (con origen en las federaciones Filipina, Italiana y Cubana respectivamente), a los que se sumaron Alexander Grischuk de Rusia, Levon Aronian de Armenia, Maxime Vachier Lagrave de Francia y el Campeón Mundial, el noruego Magnus Carlsen.

El torneo se disputó con partidas de 10+5 (diez minutos iniciales más cinco segundos agregados por cada jugada realizada), y con un total de premios de U$S 265.000

Finalizando esta columna, terminaban de disputar la final Fabiano Caruana y Magnus Carlsen, que se habían enfrentado por el campeonato del mundo en el año 2018 y que Magnus Carlsen definió en los desempates rápidos.

Carlsen y Caruana, cuando todavía se podía jugar en vivo. Foto: sitio oficial

En un apretado final, Magnus se impuso, llevándose 75.000 dólares de premio y además enviando un mensaje a sus rivales (con los cuales se habían intercambiado varias chanzas, no del todo inocentes).

Imagen de la transmisión oficial

En la próxima columna analizaremos las rondas previas y la definición del match, hoy compartiremos dos partidas de las seis que se disputaron el sábado 13. En la primera, Magnus se impone convincentemente en una posición donde parecía que no había nada. En la segunda partida, se vió una montaña rusa de emociones, con idas y vueltas constantes y apuros de tiempo que terminaron definiendo el encuentro. (pueden verse estas partidas online en https://lichess.org/study/1TmdYt4E)

 

Artículo visitado 54 veces, 1 visitas hoy


Categorías: Columnas de Opinión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top