Agenda cultural
Esteban Abad nació en Santa Fe en 1942, completó allí sus estudios  secundarios y al terminarlos   decidió viajar por todo el país . Luego  de semejante periplo,  decidió también    afincarse en Posadas, en el año 1977.  Ya en el 2017 adquiere la ciudadanía misionera por  «posesión treintañal»,  lo que  nos ha dado a unos cuantos que estamos en esa condición jurídica un título adquisitivo de nacionalidad.  No se cuando incursionó en la escritura, pero se hizo escritor y seguramente durante el viaje por el país, se hizo periodista. Escritor y periodista no se hacen, pero es un decir al no conocer más detalles.   Esteban ha sido  un promotor cultural en la Provincia y desde  su función periodística ha  dado un gran apoyo a escritores  y grupos literarios. Muchas veces ha venido a nuestra Feria a presentar sus libros. Este año presentó «Cuentos galardonados» , merecidamente galardonados.  Esteban Abad impresiona por su sensibilidad y  destreza en el manejo de los cuentos,  en el   rescate de leyendas  y creencias populares,  en el reconocimiento a personajes cotidianos, como la chipera, el tarefero, el clown, la pícara adolescente que desde un tren lo conquista con una ¡coca cola! (algo prohibido  por desconocerse la fórmula), el homenaje a Ramón Ayala recordando sus textos musicales. Además sutiles textos con  contenidos en pos del  cuidado del ambiente , como  el  reflexivo «feliz día de la  primavera» que dedica a las nietas,  una imprecación, o casi una oración, puesto que hasta  termina con un Amén.
El increíble destino de «su árbol» de mandarina cuyo pedazo de tronco terminó en el  Museo Provincial de Bellas Artes (¿de Santa Fe?) .El mito agorero  del mes de agosto  y por supuesto que entre las leyendas no podía faltar el lobizón haciendo estragos, discriminando entre casadas y solteras , hasta que la solución fue la muerte de  un aguará-guazú para que  sus despojos mortales se mostraran como los del lobizón y terminara así con el miedo de los vecinos.  También   el autor  recuerda  la misión sagrada del mainumbí , algo más que una hermosa  avecilla,  por la cual todos  nos cuidamos de pisar las flores. Y de paso,  como es que el pombero y el curupí se sienten invadidos por una costumbre extranjerizadora  como es el «halloween»  y se entabla una lucha  de exterminio de sus  manifestaciones (la calabaza luminosa, el dragón , la bruja, etc.) donde la  «corrección» de hormigas  tiene un papel preponderante  . En la tapa del libro anuncia que incluye los 3 cuentos  con los que participó en los Concursos navideños de Alem.  Merecidos  galardones , pero  el cuento con el que inicia el libro,  considero que  vale el libro:   «Un mate con media carga de yerba» (El viejo tarefero).  Abad  delata  su espíritu observador, su empatía por este ser que empieza siendo pobre y  termina más pobre  después de haber dejado su vida para los dueños del oro verde.   Este cuento inspira ternura y nos duele en el alma.

Artículo visitado 7 veces, 1 visitas hoy


Categorías: Columnas de Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top