Cansados de las promesas incumplidas, desde la comisión vecinal de Villa Ruff reclamaron una mejor provisión de agua potable y alertaron sobre el riesgo sanitario que alcanza a unas 200 familias del barrio sin acceso a la red local.

Ramón Barboza, presidente de la comisión vecinal, reclamó “respuestas y responsabilidad de las autoridades; el agua y la luz son prioridades, pero no hay resoluciones. Hace un mes mandamos notas al municipio y hasta ahora no obtuvimos respuestas. Sólo nos dijeron que tuvieron que ir a otros barrios, pero no es justificativo porque todos necesitamos”.
Actualmente los vecinos se abastecen mediante el servicio del camión aguatero de la Municipalidad o el tanque elevado que depende de una canilla ubicada en el polideportivo Ian Barney.
“Estuvimos cinco días sin agua porque la Municipalidad no cargó el tanque que está en la zona alta y tampoco había en el tanque de la zona baja, que depende del complejo deportivo. Ni las vertientes dieron abasto y la gente empezó a buscar agua del arroyo, pero los pocos días les salieron heridas a los chicos porque el agua está muy contaminada”, comentó Inés Ramírez.
Según la vecina, el abastecimiento sufrió una grave merma por las roturas que sufrió la manguera que carga el tanque principal con el agua que proviene del polideportivo, ubicado a unos cien metros. “Están trabajando en el nuevo complejo deportivo y aplastaron la manguera”, lamentó.
Artículo visitado 27 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Categorías: Noticias Sociedad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top