Desde  fines de 2017 las lluvias en exceso han perjudicado a productores del Norte y NE argentino, que denuncian un 50% de pérdidas. Basta recorrer unos cientos de kilómetros por el país para encontrarse la situación opuesta en Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y La Pampa donde la falta de lluvias ha comprometido gran parte de la producción de soja y de maíz. No es “La Niña” ni “El Niño” sino un año con rastros de los dos y con un cambio climático que licúa los polos y hace estragos en los océanos.

Un frente estacionario
Durante la última semana nuestra región sufrió las consecuencias de un sistema frontal de viento pampero que se mantuvo estacionario entre el Norte correntino y el Sur misionero, asociado a una potente depresión tropical que se cerró en el Paraguay y mantuvo con tormentas intensas y lluvias torrenciales que afectaron la provincia de Formosa,  Chaco, el Norte correntino, y en menor medida a nuestra provincia.

Verano con altibajos 
De aquí a fines de marzo habremos de alternar fenómenos lluviosos con períodos de escasez de lluvias por igual en una base quincenal y deberemos mantener un ojo en los ríos principales que continuarán al borde de la inundación. Febrero habrá de repetir la conducta de enero, al menos en Misiones, donde la primera quincena será de escasez de lluvias y la segunda lluviosa.

La transición entre eventos será con fuertes tormentas. Y para comienzos de marzo se anticipará el otoño que tendrá heladas tempranas.

El calor de enero continuará en febrero aportando altos porcentajes de humedad. La presencia de viento Sur se equiparará a la del viento Norte, aunque en febrero la transición será con altibajos de temperaturas más pronunciados, esperándose temperaturas mínimas entre 15 y 20º para la segunda quincena de febrero.

Se ausentan las lluvias
El frente quedará estacionado inicialmente sobre la zona Norte hoy y mañana con acumulados de lluvias de 15 a 25 mm. Serán lluvias cortas y aisladas y en general vespertinas. Luego se desplazará a la zona de Itaipú donde se instalará como frente de bloqueo y las lluvias se ausentarán hasta el miércoles 7 de febrero. Solo habrá un par de lluvias débiles el miércoles 31 y el viernes 2 de febrero con acumulados que no alcanzarán los 2 mm.

El predominio de vientos del Sur nos asegurará temperaturas moderadas, con mañanas templadas de 20 a 23º de mínima y tardes apenas calurosas con 30 a 32º de máxima.

Las playas en febrero 
A la situación de “La Niña” en el océano Pacífico ecuatorial, que normalmente favorece la abundancia de lluvias entre el Este y NE del litoral brasileño, se suman este año las condiciones más cálidas en el Atlántico tropical hacia el Norte y más frías en el Atlántico Sur.

La ocurrencia de este dipolo contribuirá a una temperatura superficial más alta que lo normal en las aguas costeras al norte del Ecuador, y más baja del Ecuador hacia el Sur, lo que nos estaría indicando, que para lo que resta del verano 2018, habrá lluvias abundantes, por encima de la media,  desde Río de Janeiro hasta Fortaleza en el Norte de Brasil y lluvias más escasas que la media en las playas del SE y Sur de Brasil, con lluvias irregulares (baja previsibilidad y acentuada variabilidad espacial y temporal) para las lluvias entre las playas de Florianópolis por el Sur e Itajaí por el Norte.

Para lluvias más escasas y para aprovechar más tiempo de playa en el bimestre febrero / marzo deberemos orientarnos a las playas desde Torres hasta Capao. Es conveniente aclarar que el clima marítimo propone una mayor variabilidad diaria que el clima continental, por lo que aún en días inestables o lluviosos, siempre habrá mejoras diarias con los cambios de viento, que permitirán unas horas de playa. Pero si se busca maximizar las horas de sol, nos convendrá orientarnos más al Sur, a las playas uruguayas como Punta del Este, donde las lluvias estarán ausentes desde hoy y hasta el 7 de febrero, y solo lluvias débiles y ocasionales el resto de la primera quincena de febrero (solo habrá precipitaciones por el 10% del promedio normal de la quincena). Y no deberemos buscar mucho más al Sur, pues pasando el Río de la Plata, en las playas bonaerenses como Mar del Plata, comenzará a actuar el descongelamiento antártico, que acentuará el viento Sur, el enfriamiento  oceánico y un clima más destemplado y ventoso, que puede anticipar los primeros frescos para la segunda quincena de febrero.

Por Alfredo Yaquinandi

Artículo visitado 91 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Categorías: Interés general Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top