Con motivo de conmemorarse el próximo 26 de junio, el DÍA UNIVERSAL DE LUCHA CONTRA LA DROGADICCIÓN, deseo agradecer la labor del Equipo Diocesano de Pastoral de Adicciones, quien en un  trabajo mancomunado con profesionales del Hospital SAMIC, el Gobierno de la Provincia y la Municipalidad de Oberá,ha comenzado a ofrecer una invalorable ayuda a jóvenes y familias de la ciudad y de la región,heridas por el drama de las adicciones.

 

Como cristianos, fieles al mandato de Jesús, de ir a dónde un ser humano sufre, no debemos abandonar a los que han caído en el espiral de la droga, sino por el contrario, salir a su encuentro para ayudarlos a descubrir la grandeza de su dignidad y a resucitar los recursos y talentos que la droga intenta sepultar…

 

No caben dudas de que es necesario redoblar esfuerzos para combatir las redes mafiosas de los mercaderes de la muerte. Pero recordando siempre que el centro del problema está en el hombre y sus vínculos. El hombre que necesita encontrar un verdadero sentido a su vida y poder vivirla dignamente con la libertad de hijo de Dios.

La lucha contra la droga se gana sobre todo con educación y prevención, creando fuertes vínculos a través de la solidaridad y la búsqueda del bien común.

 

Como Iglesia Diocesana, unidos a todos los hombres y mujeres de buena voluntad que promueven la cultura de la vida, hacemos votos para que la sociedad en su conjunto se involucre para formar una verdadera red social que de respuestas concretas a esta enfermedad de nuestro tiempo y  fructifiquen los esfuerzos para lograr una sociedad libre de la esclavitud de las drogas.

 

 

+ Damián Bitar, Obispo de Oberá

 

Artículo visitado 206 veces, 1 visitas hoy


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top