Apenas el 10 por ciento de la cuenca del arroyo Ramón tiene cobertura de montes, una situación preocupante teniendo en cuenta que se trata del recurso que abastece de agua potable a cuatro localidades de la zona Centro.
En ese contexto, la semana pasada los integrantes del Consejo de Administración de la Cooperativa Eléctrica Limitada de Oberá (Celo) se entrevistaron con funcionarios de Ecología y Desarrollo e integrantes de la Fundación Misiones Sustentable.
En la ocasión, expusieron sobre los trabajos de campo realizados que determinaron la falta de cobertura vegetal en las márgenes de arroyo Ramón, la desprotección de humedales y la conflictividad de asentamientos poblaciones sin tratamiento de aguas servidas.
En tanto, destacaron que los sectores mejor preservados son aquellos que cuentan con emprendimientos turísticos privados, donde “el color y la calidad bacteriológica del agua mejoran sustancialmente”, subrayaron.
Años atrás, la Fundación Misiones Sustentable y la Celo firmaron un convenio de ayuda mutua para acordar y comprometer aportes tendientes a revertir la crítica situación del Ramón.
“La alta cuenca del arroyo Ramón está prácticamente deforestada. En la parte de la cuenca que corresponde al municipio de Oberá, hay sólo un 10 por ciento de cobertura de montes”, alertó entonces el ingeniero Ricardo Hartel. Por ello, instó a elevar dicha superficie a un cincuenta por ciento de cobertura, con lo que “por lo menos aseguraremos las tasas de infiltración necesarias para mantener el cauce del arroyo con cantidad y calidad de agua”.

Sembrar conciencia
El cauce del arroyo Ramón atraviesa las localidades de Panambí, Campo Ramón, Los Helechos y Oberá, un área de cobertura con alrededor de 120.000 habitantes.
Si bien el estado actual del cauce hace suponer una falta total de control, los especialistas explicaron que la gran mayoría de quienes talaron sus montes lo hicieron con permiso del Ministerio de Ecología.
Hartel subrayó la importancia de la articulación que se pueda lograr a partir de una visión y definiciones locales para decidir políticas de incentivo a la actividad forestal.
“Debemos sembrar conciencia en la gente y las instituciones a cerca de las funciones que cumplen los montes, aunque sean implantados. Ahí mejorará la disponibilidad del recurso para quienes tienen montes, porque hoy no es una actividad rentable”, puntualizó el especialista.

Artículo visitado 243 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Categorías: Interés general Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top