El testimonio de Yenifer Guayaré (25) complicó seriamente a su ex pareja, un fisicoculturista y propietario de un conocido gimnasio de esta localidad, por lo que la Justicia de Instrucción local le denegó la excarcelación.
Al mismo tiempo, se complica la situación del personal de guardia del Hospital Samic que el 15 de diciembre pasado habría atendido a la paciente sin los recaudos necesarios.
En este contexto y a poco más de un mes del hecho, la joven permanece en estado de cuadriplejia, es decir que no puede mover ninguno de los miembros de su cuerpo, producto de la fractura cervical que padeció.
El acusado fue identificado como Jorge Daniel B. (36), alías “Javier”, quien permanece privado de su libertad alojado en una celda de la Comisaría Tercera desde el 16 de diciembre pasado, bajo los cargos de “lesiones graves y violencia familiar”.
La víctima tiene un hijo de 4 años, producto de una relación anterior. En tanto, continúa con la recuperación en casa de sus padres y un grupo de amigos organizó un torneo de vóley para recaudar fondos. El evento se realizará el domingo, desde las 9, en el polideportivo municipal Ian Barney.
“Mi hermana está cuadripléjica. No tiene movilidad del cuello para abajo, no mueve nada y los médicos no nos garantizan que pueda volver a caminar. Está con sesiones de kinesiología y estimulación muscular, lo que es costoso y por eso los amigos organizan el torneo para poder ayudarla a costear los gastos”, comentó Yésica Guayaré.
En tanto, mencionó que Yenifer recuerda los momentos previos al ataque y la deficiente atención que le dieron en la guardia del Samic.
Al respecto, subrayó que “lo último que se acuerda fue que le agarró de los cabellos. Después en el hospital le dijo al médico que el novio le pegó, pero no le creyeron. Se quedaron con la versión de él, que dijo que ella estaba borracha. Por eso la dejaron en una camilla con suero para que supuestamente se vaya el alcohol del cuerpo, sin hacerle ningún estudio”.

Presunta negligencia
En paralelo a la cuestión judicial, las autoridades del Hospital Samic iniciaron un sumario administrativo interno para deslindar las responsabilidades de enfermeras y médicos de guardia que atendieron a la víctima en primera instancia.
Asimismo, el citado personal deberá comparecer ante la Justicia de Instrucción en el marco de la causa penal. No se descarta que puedan ser imputados, anticiparon fuentes del caso.
Más allá de la presunta negligencia que habrían exhibido, ante la presunción y dichos de la paciente, tampoco radicaron la correspondiente denuncia por violencia, tal como indica el protocolo de Salud Pública.
Indignada por la situación extrema que padeció su hermana, Yésica Guayaré indicó que  “ella cuenta que a las enfermeras y médicos la ignoraron. Recién a las 5 se acercó un guardia de seguridad, que fue quien le prestó atención y alertó a la familia”.
Una tía de la paciente trabaja en el Samic y, notificada del hecho, motorizó las acciones posteriores, tras casi cuatro horas de espera.

Artículo visitado 676 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Categorías: Noticias Policiales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top