Un sujeto de 33 años, empleado de un conocido secadero de la zona, fue denunciado por su esposa por el presunto abuso sexual de su propia hija de 12 años.
La criatura le relató a su mamá los hechos y aseguró que después de violarla su papá la amenazaba de muerte para que no cuente nada.
La causa está caratulada como abuso sexual agravado por el vínculo y se tramita en el Juzgado de Instrucción Uno de Oberá.
A pesar del pedido de captura en su contra, el sujeto se mantuvo prófugo y no estuvo detenido ni un solo día. Tras varios días de supuesta búsqueda, el viernes pasado se presentó con su abogado en sede judicial y logró la exención de prisión.
“Yo le denuncié el 8 de septiembre en la comisaría de Los Helechos y les dije que él se escondía en la casa de la mamá, pero como es compinche de los policías no le buscaron mucho. Como seguía suelto y nos amenazaba de muerte, el 12 hice otra denuncia en la Seccional Primera de Oberá. Ahora me enteré de que vendió nuestro auto para pagar al abogado y no ir preso”, señaló María Elena (33).
La mujer está casada con Fabián D. L. (33), el padre de sus tres hijos y acusado de violar a la mayor.
Por el temor a represalias de su marido, desde la semana pasada la mujer y sus chicos se alojan en casa de una tía, quien conoce bien los entretelones del caso porque es esposa de un hermano del sospechoso.
En diálogo con El Territorio, María comentó que su hija relató que el padre “le decía “si le contás a mami te mato”, por eso ella tenía mucho miedo”.
“Yo no sospechaba nada, pero ahora que me pongo a pensar él era más cariñoso con la más grande. Volvía del trabajo y se acostaba en la cama de ella para jugar jueguitos. Es muy triste lo que pasó, pero gracias a Dios ella contó lo que estaba pasando”, agregó.

Sin asistencia
Asimismo, confirmó que su marido posee denuncias previas por violencia doméstica. “Antes tomaba más y me pegaba, pero hace un tiempo empezó a ir a la iglesia y estaba mejor. Pero era sólo una apariencia. Tampoco está arrepentido, si dijo que me va a quemar la casa con los chicos adentro porque le denuncié”, alertó.
En ese contexto, mientras aguarda la orden de exclusión del hogar y prohibición de acercamiento, la mujer tiene mucho miedo de volver a su casa.
Norma, tía de la presunta víctima, señaló que el acusado estaría alojado en la casa de su madre -en cercanías del lugar-, lo que habría sido corroborado por vecinos y otros familiares.
“Tendría que haber ido preso, pero la mamá le escondió en la chacra y después andaba por los yerbales para que la Policía no le lleve. Ahora mis sobrinos no quieren ir a la escuela porque tienen que pasar por la casa de la abuela y tienen mucho miedo porque saben que ahí está el papá”, alertó.
Por su parte, la mamá de los menores insistió con su temor a una posible venganza del denunciado y lamentó que hasta el momento su hija no recibió ningún tipo de asistencia psicológica.
“Él es muy violento y tiene antecedentes, por eso no me animo de volver a mi casa. Pienso que tendría que estar preso, pero en cambio mis hijos y yo ahora estamos en peligro”, remarcó indignada.

Artículo visitado 617 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Categorías: Noticias Policiales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top