A primera hora de la tarde de ayer, el padre de Rocío Belén Pereyra (16) recepcionó el cuerpo de la adolescente que el último domingo fue hallada muerta en el interior de la casa que habitaba en el barrio San José de esta localidad.
El cadáver había sido trasladado el lunes a la Morgue Judicial de Posadas, luego de que el progenitor de la víctima denunciara sus dudas en torno a las circunstancias del trágico deceso. El cuerpo ya estaba siendo velado por el concubino y padre de la hija de Rocío, cuando la Policía le notificó sobre la orden judicial.
Al cierre de esta edición, fuentes del caso mencionaron que el resultado de la autopsia habría confirmado lo que oportunamente certificó el médico policial que en primera instancia revisó el cuerpo sin vida de la menor.
En consecuencia, se habría establecido que el deceso se produjo por “asfixia por ahorcamiento”, tal como consta en el acta de defunción original de la Policía.
En este contexto, la jueza que entiende en la causa no brindó mayores precisiones al respecto y, al menos hasta el momento, tampoco ordenó ninguna medida referente a la pareja de la víctima, identificada como Fabián R. (24).

Versiones cruzadas y sospechas
Por otra parte, El Territorio se contactó con Jorge Pereyra (41), el padre de Rocío, quien se mostró apesadumbrado por la irreparable pérdida y se excusó de brindar mayores declaraciones “por recomendación de mi abogada. Yo hice la denuncia para que se investigue y espero que se conozca la verdad”, indicó.
En tanto, corroboró sus sospechas sobre el maltrato que habría padecido su hija, por lo que el lunes denunció que la joven “era víctima de agresiones físicas y verbales” por parte de su concubino y la madre de éste.
Incluso, tal como publicó este diario en la víspera, el sábado había acompañado a la menor a la seccional Quinta del barrio Cien Hectáreas, donde Rocío radicó una exposición dejando constancia de que por problemas de relación se retiraba de la casa que compartía con su concubino.
Al otro día, su pareja encontró el cuerpo sin vida de la joven colgando de un cable en el interior de la vivienda. Según su testimonio, después de almorzar se dirigió hasta la casa de su madre y llevó consigo a su pequeña hija, fruto de su relación con la víctima.
Se mostró apesadumbrado por la manera en que la Policía irrumpió en el velorio para retirar el cuerpo, al tiempo que desestimó las versiones de presunta violencia de género.
“Ella vivía conmigo desde que tenía 14 años y nunca le pegué, nunca le toqué un solo pelo. Yo le encontré ahorcada, no le hice nada y espero que esto se aclare pronto. Su familia nunca se preocupó por ella y ahora hacen lío”, remarcó.
La chica dejó una nota donde habría dado detalles de los motivos que la llevaron a tomar la decisión de quitarse la vida.

Artículo visitado 424 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Categorías: Noticias Policiales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Back To Top