japonesaLa calidez y tranquilidad que caracteriza a los hijos del sol naciente son evidentes en la presencia de Midori Belén Romero Ogawa, de 20 años quien desde un primer momento manifiesta su orgullo por representar a la colectividad Japonesa, en esta nueva edición de la Fiesta del Inmigrante.
La representante de la casa japonesa, es estudiante de producción musical, y reconoce:»Para mí es un honor, porque participo desde chiquita en el ballet y estoy muy feliz de poder representar a mi colectividad»

Midori asegura que es muy fuerte para ella representar a sus antepasados en esta celebración tan importante para la provincia, y más cuando recuerda cómo llegaron sus abuelos maternos al país. «Mis abuelos vinieron escapando de la guerra de Hiroshima, mi abuelo ingresó a primer grado sin saber el idioma, y les costó mucho. Hoy se manejan bastante bien», contó.

La soberana que actualmente vive en Oberá junto a toda su familia, remarca que a pesar de la situación por la cual muchos inmigrantes debieron atravesar para llegar a estas nuevas tierras, en la actualidad «mis abuelos están muy contentos, muy orgullosos porque los represento. Mi abuela me ayuda en todo momento, me pone el kimono y anda más preocupada que yo y muy feliz».

Con respecto a las costumbres japonesas, las formas de vida y el clima en el país del oriente, la muchacha las conoce muy bien todo eso. «Estuve viviendo varios años en Japón, hice parte de la primaria allá, y hablo bastante fluido el idioma», confió la muchacha.

Entre las opciones que se destacan en la casa japonesa se encuentran las comidas típicas y las danzas. La soberana hace su propia recomendación a los visitantes del parque: «el kerikari, el sushi, y la bebida típica que es el sake, licor de arroz, y tenemos el ballet de la colectividad ‘kasuki’, que significa sol naciente. La colectividad también hace actividades, enseñando el origami, entre otras cosas».

La reina japonesa remarca que entre sus gustos particulares se encuentra principalmente la música: «Me gusta es la danza tradicional japonesa, porque transmite paz. Los movimientos son tranquilos, suaves, delicados» y aseguró «lo que más me gusta es cantar en japonés, español e inglés».

Por otra parte, y en referencia a la preparación para la fiesta, la joven se lamentó por la poca participación de jóvenes en las danzas de su colectividad. «Me gustaría que los chicos se integren más al ballet, porque en mi colectividad, son muy pocos. Somos once nomás», deseó. Aunque en contraposición, destacó que muchos jóvenes participan de la fiesta en general y esto hace que la misma continúe creciendo.

Votá a la Reina Virtual de los Inmigrantes 2016

Artículo visitado 231 veces, 1 visitas hoy


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top