Desde hace diez años, Hilario Flores (68) se desempeña como sereno en el barrio Docente de esta localidad, donde cuida una treintena de viviendas y es apreciado por su responsabilidad por todos los propietarios que le dejan a cargo su seguridad.
A pesar de dicho antecedente, el último viernes padeció una situación que describe como muy desagradable, ya que denunció un supuesto maltrato que recibió por parte de los uniformados de la Seccional Segunda.
En diálogo con El Territorio, Flores denunció que fue esposado y detenido cinco horas sin ningún motivo, al tiempo que aseguró que fue golpeado por un uniformado por el solo hecho de pretender comunicarse con su abogado.
El hombre padece problemas de salud y requiere medicamentos para la hipertensión que al momento de su detención no llevaba consigo ni le permitieron buscar durante las horas de encierro.
“Yo vendí una moto y el viernes la Policía le detuvo al comprador en un control, él no tenía los papeles encima. Él se asustó por la situación y me llamó diciendo que tuvo un problema mecánico, entonces junté unas herramientas y fui a ver. Me llevó mi hijo con la moto y cuando llegamos la Policía me acusó de ladrón”, detalló Flores.
Según su denuncia, los uniformados insistieron con su culpabilidad en un supuesto delito, lo que fue caldeando los ánimos.
“Una oficial me acusó directamente de haber robado la moto y le dije cómo sabe eso, que pruebe. Le expliqué que el hombre compró la moto y que tenía los papeles en la casa, pero se agarraron conmigo y me llevaron preso. Después el hombre llevó los papeles y me soltaron, pero para eso hasta me pegaron”, relató indignado.
El sexagenario mencionó que al llegar a la Seccional Segunda solicitó la posibilidad de contactarse con un abogado para comentarle lo sucedido, pero la única respuesta fue un golpe.
“Creo que era un cabo, me hizo poner las manos en un mesa y le golpeó en la cabeza y me insultó. Le dije si no tenía vergüenza de judearle a un viejo como yo, pero sólo se reía”, manifestó.
Flores fue liberado tras cinco horas detenido sin mayores argumentos, sobre todo luego de la presentación de los papeles de la moto.
“Hace diez años que trabajo de sereno y muchas veces colaboré con la Policía, nunca tuve problemas y los del Comando me conocen, por eso no entiendo el maltrato que me hicieron en la Segunda, más siendo una persona mayor y con problemas de salud”, agregó.
Hasta ayer a la noche, ni los acusados ni la Policía de Misiones se habían expedido sobre las acusaciones.

Artículo visitado 326 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Categorías: Noticias Policiales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Back To Top