El sujeto debía ser juzgado ayer pero optó por confesar el hecho en un juicio abreviado. El Tribunal deberá homologar el acuerdo.

Un hombre de 29 años acusado de abusar sexualmente de su hijastra en reiteradas oportunidades y que debía ser juzgado durante la jornada de ayer acordó con las partes acceder a un juicio abreviado y aceptó recibir una pena de catorce años de prisión.
El imputado, identificado por fuentes judiciales como Juan Vicente Scherback (29), debía sentarse en el banquillo de los acusados ante el Tribunal Penal Uno de esta localidad, pero a fin de evitar la exposición pública y lograr una reducción de su pena, decidió confesar el hecho que se le endilgaba y acceder de esta forma a un juicio abreviado.
En este contexto, las fuentes consultadas por este diario indicaron que el acuerdo que se dio entre el imputado, su defensora oficial Graciela Abdolatiff, y la fiscal Estela Salguero de Alarcón, fue de catorce años de cárcel.
Los voceros del caso explicaron que ahora será el turno del tribunal conformado por los jueces Francisco Aguirre, Lilia Avendaño y José Pablo Rivero quien deberá homologar o no el acuerdo, aunque todo indica que la pena acordada sería respetada.
El sujeto implicado, que al momento del hecho era considerado como changarín por las autoridades policiales y judiciales, llegó al debate acusado bajo la calificación de “abuso sexual agravado por el vínculo”, delito que prevé una pena de entre 8 y 20 años de prisión, según lo establecido en el Código Penal de la Nación.

Denuncia y pesquisa
De acuerdo a lo reconstruido por la Policía interviniente durante la pesquisa del caso, el último hecho que derivó en esta causa ocurrió en octubre de 2014, en una vivienda de la picada Libertad, ubicada en jurisdicción del municipio de Aristóbulo del Valle.

20 Años de prisión.
Es el máximo de la pena estipulado por el Código Penal argentino de acuerdo a la calificación del delito bajo el cual se acusaba al único imputado del caso: “abuso sexual agravado por el vínculo”.

La denuncia del caso fue radicada por la madre de la víctima, quien aseguró ante la Policía que un determinado día llegó a su domicilio y encontró a su concubino con los pantalones bajos frente a la cama de su hija de 14 años, quien además de sufre un importante grado de discapacidad.
En esa instancia, en medio de un fuerte cuadro de shock, fue la propia víctima quien se animó a narrar el calvario que sufría y le aseguró a su madre que desde hacía aproximadamente dos meses era víctima de constantes abusos sexuales cometidos por su padrastro mientras ella no estaba en el lugar.
Poco tiempo después, el hombre fue detenido por la Policía jurisdiccional y desde ese momento permanece privado de su libertad en la celda de una dependencia policial de Oberá. El sujeto siempre negó los cargos en su contra, pero apremiado por la instancia de debate y las pruebas contundentes, decidió atribuirse la autoría del hecho.

Juicio suspendido
El juicio por este caso iba a realizarse ayer a la mañana, a partir de las 8.30, en la sede del Tribunal Penal Uno de esta localidad, pero a última hora el imputado decidió acordar un juicio abreviado.
Aunque esas instancias son privadas y no ventiladas al público, durante el transcurso del debate oral se esperaba la declaración tanto de la víctima como de su madre, pero ninguna de las dos logró ser localizada por la Policía, ya que después del grave hecho sufrido decidieron mudarse de localidad.
A pesar de ello, sus testimonios vertidos durante la etapa de instrucción ya se encontraban judicializados e incorporados al expediente, por lo que la validez de esos dichos no revestían dudas y fueron consideradas como tal para el debido proceso de juicio.

Artículo visitado 230 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Categorías: Noticias Policiales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top