cementerio municipalLa confusión habría sido propiciada por un error de la empresa fúnebre. Debieron exhumar los restos de una mujer sepultada.

Con sorpresa e indignación, familiares de un docente fallecido constataron que los operarios del cementerio La Piedad sepultaron a otra persona en la tumba que estaba designada a su ser querido.
La confusión habría sido propiciada por un error de la empresa fúnebre que trasladó el féretro, según las explicaciones que brindaron los responsables del camposanto a los familiares de la persona fallecida.
Pero no hay excusa que les haga olvidar el mal trago que pasaron en un momento de por sí doloroso, que para colmo se vio complicado por la desprolijidad de la sepultura.
Según explicaron, los empleados de la empresa de servicios fúnebres cruzaron los horarios de inhumación de una mujer y el citado docente, ya que en el registro del cementerio el segundo debía ser sepultado por la mañana. Pero ocurrió lo contrario.
Recién en horas de la tarde, cuando arribó el cortejo del segundo fallecido y se aprestaban a sepultarlo, los deudos alertaron que era otro el espacio reservado para su familiar.
“Acá no es, es allá con el hermano”, mencionaron. En ese momento los empleados del lugar se miraron entre sí sin entender lo que pasaba, pero enseguida entendieron que se había cometido un grosero error.
Fue un verdadero trastorno, ya que debieron exhumar los restos de la mujer enterrada en primera instancia y contener a los allegados del otro fallecido, quienes se dividían entre la incredulidad y la bronca por lo sucedido.
Luego, el personal del lugar explicó que una ordenanza municipal impide abrir y revisar los cajones que llegan al cementerio, al tiempo que remarcaron que se trató de una equivocación exclusiva de la empresa fúnebre.

Volvieron a robar
En marzo, un empleado de Municipalidad de Oberá fue detenido por golpear a su esposa, quien luego aportó datos concretos que relacionarían al sujeto y a otros compañeros con la planificación de un robo al depósito del cementerio la Piedad.
Tampoco se descarta que los mismos individuos hayan sido responsables de hechos anteriores en el mismo predio, como la reciente desaparición de repuestos de un tractor, lo que fue denunciado ante la Seccional Segunda.
La semana pasada, en tanto, un empleado del mismo sector denunció que le sustrajeron 2200 pesos que tenía guardados de la oficina de personal.
Los delincuentes rompieron la cerradura de su casillero personal y forzaron el marco para acceder al interior. Radicó la denuncia en la Seccional Segunda, aunque hasta el momento no hubo avances en la investigación del hecho.

Un antecedente en Campo Grande
En julio de 2015 la Dirección Provincial de Hospitales de Buenos Aires inició un sumario administrativo para investigar las responsabilidades en el cambio de identidad del cadáver de un anciano de La Plata, que fue sepultado en Campo Grande. El caso involucró a los deudos del misionero Alfredo Bubanz (55), cuyos restos fueron confundidos por los encargados de la morgue del Hospital de Agudos Doctor Rodolfo Rossi, de La Plata, con el cadáver de Joaquín Abel Rodríguez (75).
Bubanz era oriundo de Campo Grande y desde hace 20 años residía en Buenos Aires, donde falleció. Su deseo, tal como lo había dicho a sus familiares más directos, era ser sepultado en su localidad natal. Una semana tardó en cumplirse el pedido, ya que durante 48 horas su tumba la ocupó el cadáver de otra persona.

Artículo visitado 1.156 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top