Horrisberger admitió que son muy pocos los empleados para atender a tantos afiliados. Los jubilados explicaron que pierden medio día por un trámite.

La organización de Jubilados Autoconvocados del Pami se consolida. Cada vez se suman más personas al grupo conformado con el objetivo de trabajar por una mejor atención y hacer valer sus derechos en la obra social, convencidos de que es lo que corresponde, luego de una vida de aportes.

La comisión provisoria encabezada por Abelardo Cuquejo, Raúl Meza y Carlo Multineddu, se mostró conforme ante el acompañamiento logrado en la última reunión. “Estuvieron muchos jubilados, por suerte se van sumando, estamos convencidos que únicamente así lograremos tener fuerza para hacer cumplir nuestros derechos”, expresó Abelardo Cuquejo.
La atención en la delegación Oberá deja mucho que desear. Para hablar del tema participó del encuentro el titular de la misma, Armando Horrisberger.
“Estamos agradecidos por su asistencia, explicó los inconvenientes que tienen y las causas de los retrasos en la atención”, indicó Cuquejo. “No puede ser que se pierda toda la mañana para un trámite. Son muy pocos empleados y no dan abasto, por la cantidad de jubilados de toda la zona que deben atender. De siete empleados que tiene, que no alcanza, hay días que por diversas cuestiones no está ni la mitad”.
También acudieron algunos profesionales médicos preocupados por la realidad que deben atravesar los adultos mayores. En algunos casos con serios problemas de salud deben penar por ser atendidos debidamente.
“No puede ser que tengamos que andar mendigando. Solo quiero que piensen que alguna vez todos serán jubilados, no deberíamos estar luchando a estas alturas de nuestras vidas por lo que nos corresponde”, manifestó Meza.
Pedido sin respuesta 
En la última reunión decidieron insistir en el pedido de audiencia al Director Regional Misiones, Rolando Rubleski. “Solicitamos, por nota enviada el 29 de febrero (pasado), una entrevista con el señor Rubleski. Queremos explicarle nuestros objetivos pero ni siquiera tuvo la gentileza de contestarnos. Así que vamos a enviar una nueva nota, esperando tener éxito y que nos atienda. Seguramente tendremos que viajar a Posadas ya que no nos ilusionamos con que venga a Oberá” sostuvo.
La delegación del Pami de Oberá tiene jurisdicción sobre municipios vecinos. “Hay mucha gente de otras localidades que sabemos deben pasar por peores penurias así que vamos a visitarlos de ser necesario para que adhieran. Somos muchísimos y unidos nos escucharán, de lo contrario, individualmente no existimos”, concluyeron los jubilados.
Necesidad reconocida 
Esta semana, el director local del Pami, Rolando Rubleski aseguró a PRIMERA?EDICIÓN?que en la delegación provincial no se despidió a ningún trabajador, ni tampoco tenía prevista una reducción del recurso humano a corto ni mediano plazo. Aunque no mencionó en forma explícita a la delegación del Pami en Oberá, admitió que en algunas delegaciones hacía falta incorporar recursos humanos y que ya había planteado esta necesidad a la conducción nacional de la obra social de los jubilados.
Vale recordar que no sólo hace falta ampliar el recurso humano a cargo de la atención administrativa del Pami, en el interior de la provincia escasean los médicos especialistas y las farmacias que trabajan con el Pami lo que obliga a los jubilados a venir a Posadas.

Artículo visitado 175 veces, 1 visitas hoy

Primera Edición


Categorías: Noticias Sociedad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top