El alto boliviano (sistema de alta presión en la alta atmósfera), desde su residencia veraniega en el Norte Boliviano, es el socio que acompaña a El Niño y lo hace llegar hasta Misiones y al sudeste de Brasil transportado por el jet subtropical de vientos de altura del Oeste que bordea por el Sur al sistema de alta presión.
Además, la intensa alta presión del sistema bloquea la llegada de frentes fríos del Sur que terminan su recorrido en el Norte correntino, dejando a Misiones sin refrescadas importantes durante los meses del verano.
La decisiva trascendencia alcanzada por este sistema debido al cambio climático ha ubicado a Misiones en el clima tropical durante los meses de verano.
Otro efecto actual de la alta presión tropical es generar un jet de vientos de superficie del Norte que prolonga los calores del verano hasta mediados o fines de abril en toda la mitad norte de la Argentina.
Mientras tanto, la mitad Sur del país es recorrida por frentes polares que instalan el otoño en la región pampeana y adelantan el invierno en la Patagonia. Del enfrentamiento de masas de aire tan opuestas, se producen severas tormentas de intensos vientos y lluvias torrenciales que afectaron en días recientes al centro del país y al sur y centro del Litoral y habrán de alcanzar Misiones a fines de la presente semana.

Calurosa tregua hasta el miércoles
Entre marzo y abril el sistema alto boliviano suele mudarse al Matto Grosso del Sur (Brasil) como paso previo a su retirada hacia el norte del ecuador para pasar el invierno.
Así las lluvias de El Niño se han desplazado al noroeste argentino (NOA) y al Sur del Litoral, dejando a Misiones con una tregua de buen tiempo que se extenderá hasta el miércoles.
Misiones, gran parte del Paraguay y el SE de Brasil, tendrán así unos días más de buen tiempo para completar la cosecha de verano y preparar el terreno para la producción de invierno.
Volverá a acentuarse el viento Norte, manteniendo altas temperaturas diarias (34º en zona Sur y 31ó 32º en el Centro y Norte misionero), cielos con nubosidad en disminución y algunas ráfagas vespertinas de viento del Norte que recién se concretarán en tormentas eléctricas en la tarde del jueves.
El viento Norte, que ha bloqueado el progreso del frente lluvioso hacia Misiones, lo hará regresar hoy hacia el río de la Plata y generando nuevas lluvias y tormentas en esa región.

Lluvias de intensidad en aumento
A partir de mañana un sistema de alta presión avanzará por la Patagonia hacia el sur bonaerense, generando un fuerte viento pampero que volverá a impulsar al oscilante frente hacia Misiones.
Habrá nuevamente lluvias torrenciales y fuertes tormentas entre el Norte entrerriano y el Sur de Corrientes el miércoles. Pero esta vez la vaguada asociada establecerá una conexión con las junglas bolivianas y pequeñas perturbaciones recorrerán la provincia de Misiones a partir del jueves a la tarde.
El viernes y el sábado habrá lluvias intermitentes en la zona Sur misionera con poco o nada para las zonas Centro y Norte que solo tendrán cielos nubosos.
A partir del domingo, el frente logrará instalarse en la provincia, y habrá lluvias intensas desde temprano en la zona Sur (de 25 a 50 milímetros), moderadas en zona Centro (10 a 25 milímetros) y débiles en el Norte (5 a 15 milímetros).
Con la llegada del frente, el viento rotará al Sur, y tendremos temperaturas templadas a apenas cálidas durante toda la próxima semana.

El Niño sigue hasta mediados de año
Pero El Niño no ha terminado para Misiones, y a medida que se active el viento Pampero del Sur, las lluvias torrenciales volverán a presentarse en Misiones, de la mano de frentes fríos del Sur y acompañadas de fuertes tormentas.
Mientras el alto boliviano nos siga dominando en su retirada hacia el Norte, entre incursiones de frentes del Sur habrá prolongados períodos de viento Norte, que mantendrán temperaturas por sobre lo normal para el mes de abril.
A fines de abril o principios de mayo, ya sin la alta presión tropical, Misiones tendrá un aumento en las incursiones de los frentes polares, con tormentas, una alta probabilidad de granizo, y una acentuada declinación de las temperaturas.
El Niño finalizará a mediados del año, pero el Atlántico seguirá caluroso, por lo que nos espera un otoño-invierno más húmedo y más frío que el año pasado.

Por Alfredo Yaquinandi

Artículo visitado 156 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Categorías: Interés general Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top