Un agente arrepentido contó cómo sus camaradas golpearon a la víctima. Por razones de seguridad, el debate se desarrollará en el salón de usos múltiples de la UR II.

Agotada la instancia de apelación de las defensas, el Tribunal Penal Uno fijó para mediados de mayo el inicio del juicio oral y público por la muerte de Hugo Miguel Wasyluk (38), quien el 27 de abril del 2011 fue hallado sin vida en una celda de la Seccional Primera de esta localidad.
La causa tiene como imputados a trece policías y está caratulada como “tortura seguida de muerte y omisión de denuncia de torturas e incumplimiento de los deberes de funcionario público”.
Fuentes judiciales anticiparon que el debate comenzará el 17 de mayo, contará con una veintena de testigos y se extenderá por lo menos por cinco jornadas. Por razones de espacio y seguridad, el debate se desarrollará en el salón de usos múltiples de la Unidad Regional II de Policía, en avenida Sarmiento 830.
Wasyluk residía en Villa Bonita, municipio de Campo Ramón, donde era conocido por sus andanzas y peleas motivadas por las adicciones. Poseía un físico privilegiado y quienes lo conocieron aseguran que tenía una fuerza impresionante, al punto que en la década del 90 participó en un popular concurso de pulseadas que se realizaba en el programa de Gerardo Sofovich, los domingos por la noche.
En aquellos años Wasyluk estaba trabajando en Buenos Aires y su hermano mayor lo convenció de participar en el programa. Luego regresó a Villa Bonita, donde vivía con sus padres y alternaba labores en la chacra familiar con alguna que otra changa. Los policías de Villa Bonita conocían bien su fama de forzudo. Por ello, el 25 de abril del 2011 fueron entre cinco a detenerlo por una supuesta denuncia nunca confirmada. Dos días después, en la madrugada del 27, fue hallado muerto en una celda de la Seccional Primera de Oberá.

El arrepentido
Desde un primer momento, los más implicados en la muerte de Wasyluk fueron el sargento Pedro De Mattos, el cabo Carlos Antonio Gómez y el agente Ricardo Javier Rodríguez, sobre quienes pesa la carátula de “tortura seguida de muerte”.
Los tres cumplían funciones en la Comisaría de Villa Bonita y fueron quienes redujeron y detuvieron a la víctima la noche del 25 de abril.
Para la Justicia, los citados fueron los responsables de propinarle el mayor castigo a Wasyluk. Los tres fueron liberados en mayo de 2014 luego de abonar una caución de 50 mil pesos cada uno, puesto que estuvieron detenidos tres años, lapso mayor al que estipula la prisión preventiva. Por ello esperan el juicio en libertad, como los demás implicados.
Según consta en el expediente, luego de varios meses detenido, el agente Rodríguez decidió romper el silencio y contó con detalles cómo golpearon a Wasyluk. Asimismo, con lágrimas en los ojos reconoció que estaba amenazado por sus propios camaradas.
Por el mismo hecho están procesados Jorge Antonio Heijo y Wilson Ricardo González, acusados del delito de “omisión de denuncia de torturas e incumplimiento de los deberes de funcionario público”.
En tanto, Miguel Ángel Espíndola, Hugo Ariel Basaraba, Carlos Ariel Lentini, Andrea Rosana Harasimezuk, Alejandro Fabián Núñez, Luis Alberto Silva, Gustavo Javier Fontana y el médico policial José Orlando Morales fueron imputados por el delito de “incumplimiento de los deberes de funcionario público”.
Según la autopsia, la causa de la muerte de Wasyluk fue “un shock hipovolémico y asfixia por aspiración de líquido intestinal”. Sufrió una hemorragia masiva que impidió que su corazón pueda bombear suficiente sangre al cuerpo y sus órganos dejaron de funcionar. A consecuencia de ello, aspiró su propia materia fecal.
El cadáver presentaba “múltiples lesiones traumáticas a nivel torácico de tipo compresivas, producidas con gran peso”, ocasionadas por el terrible castigo que sufrió estando esposado.

La agonía
En junio del 2014, la familia de Wasyluk se constituyó en querellante particular. En tanto, las apelaciones presentadas por las defensas de algunos de los imputados hicieron hincapié en determinar dónde murió la víctima, puesto que se estableció que sufrió un brutal castigo a lo largo de varias horas y en distintas locaciones.
Tras ser reducido a golpes, fue detenido y trasladado a la comisaría de Villa Bonita y, ya esposado, siguió sufriendo un duro castigo. Ante el evidente malestar, el mismo lunes 25 por la noche se decidió su traslado a la Seccional Segunda, donde no lo recibieron. Tampoco en la Primera quisieron hacerlo, ya que al observar el estado del detenido, el responsable de la guardia solicitó que fuera revisado por el médico policial en turno, Morales, quien estaba en un asado.
Fue así que el médico apenas se acercó hasta el móvil que trasladó a Wasyluk y lo revisó en el mismo lugar, dando cuenta de que tenía “algunos golpes superficiales y unos raspones, pero nada de riesgo”, confiaron.
El médico habría subestimado la gravedad de las lesiones, al punto que luego la autopsia explicitó un brutal castigo.
Por su parte, uno de los efectivos de la Primera al entregar la guardia dejó constancia en el libro que “el informe médico no coincidía con lo que presentaba el detenido. Estaba muy mal, como que deliraba. Pedía por la mamá y una frazada”.
Gritaba que se estaba muriendo y desoyeron sus ruegos. Se supone que agonizó por más de 24 horas sin asistencia médica.

Proceder que inquieta
El caso de Wasyluk fue el primero de una seguidilla de hechos fatales que involucraron a personal de la Unidad Regional II y costaron la vida de tres sujetos de condición humilde.
Asimismo, dejaron serias dudas respecto al accionar de los médicos policiales actuantes en cada uno de los decesos. A la triste lista que encabeza Wasyluk, en un año se sumaron Julio Antonio Lloret (25) y Ramón Carvallo (51), ambos fallecidos en circunstancias violentas que salpican a los uniformados.
Tal como informó este diario, en el reciente caso Carvallo, el sumario administrativo interno complicaría seriamente al médico policial que revisó a la víctima en las horas previas a su deceso, ya que el profesional lo atendió sobre el mismo móvil que lo trasladó hasta su consultorio en la noche del 10 de febrero pasado.

Artículo visitado 492 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Categorías: Noticias Policiales

Un comentario en “Trece policías irán a juicio en mayo por la muerte de Wasyluk

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top