Había cuatro personas en la vivienda y de milagro todas resultaron ilesas. El chofer habría dejado el móvil en punto muerto. La Policía inició un sumario administrativo.

“La verdad que fue una desgracia con suerte, como se dice. En realidad fue un milagro, porque pudimos haber muerto todos”, reconoció Antonela Maidana (26), propietaria de una vivienda que resultó destruida por un móvil policial sin ocupantes que corrió descontrolado cuesta abajo y se incrustó contra la propiedad.
El hecho ocurrió el último sábado, alrededor de las 20.30, en la intersección de las calles Formosa y Alemania, en el barrio Villa Stemberg de esta localidad.
Minutos antes, la propietaria de un quiosco llamó a la Seccional Primera para denunciar que un joven había intentado robarle y que luego la agredió a piedrazos. La patrulla arribó en pocos minutos y divisaron al sujeto en las inmediaciones, quien se dio a la fuga al observar a los uniformados.
En consecuencia, según el relato de varios testigos, los cuatro policías -incluido el chofer del móvil- descendieron del vehículo para perseguir a pie al sospechoso que se internó en una zona de malezas lindero al arroyo que cruza el barrio.
Fue entonces que sucedió lo imprevisto, presuntamente por un descuido del conductor de la camioneta de la Policía, quien habría dejado en marcha el vehículo que perdió el control y descendió casi 50 metros por calle Formosa, hasta que impactó contra la casa de madera de la familia Maidana.
En el camino el patrullero se cruzó a la derecha, ingresó por un terreno y pasó a menos de medio metro de una casa de material, tras lo cual derribó un poste alambrado y literalmente atravesó la pared de la vivienda citada.
“Hace tres meses compramos este terreno con la casa y nunca pensamos que nos podría pasar algo así. Gracias a Dios nadie se lastimó, pero pudo ser una tragedia porque había cuatro personas en la casa. Mi hermano de 17 años estaba en la computadora en la misma sala que atravesó el patrullero. Quedó en shock por el susto”, comentó la joven.

Sumario interno
Al momento del hecho se encontraba en la casa una de sus hermanas con su hijo de dos años, quien minutos antes había estado jugando en la mesa de cocina, el sector que sufrió el mayor impacto.
En diálogo con El Territorio, Antonela Maidana comentó que un vecino le manifestó que al llegar la patrulla al requerimiento por robo, el chofer dejó las luces encendidas y las llaves puestas. Ahora, las autoridades de la Unidad Regional II investigan si el conductor apagó el motor o dejó el móvil en punto en muerto y sin freno de mano.
Al respecto, el comisario mayor Juan Francisco Gómez, jefe de la URII, lamentó los sucesos y confirmó la apertura de un sumario administrativo interno para deslindar las responsabilidades del caso.
Por su parte, los dueños de casa destacaron la actitud del intendente Carlos Fernández, quien en la misma noche del sábado se hizo presente en el lugar y comprometió asistencia de la comuna para la reconstrucción de la casa.
Asimismo, las autoridades de la Policía anticiparon que la fuerza se hará cargo de reponer los muebles y elementos destruidos, al tiempo que el fin de semana pusieron una custodia en el lugar para preservar los bienes de la familia Maidana.
“Lo principal es que nadie resultó lastimado, porque a esta hora podríamos estar llorando un desastre. Ahora esperamos que cumplan las promesas y nos ayuden a reconstruir la casa y nos devuelvan lo que perdimos”, remarcó la propietaria.
Con relación al sospechoso de robo que buscaba la Policía y derivó en el siniestro, informaron que se trata de un sujeto de 19 años con antecedentes por delitos contra la propiedad, adicto a las drogas y sin domicilio fijo. Entre sus pertenencias se encontró una lata de pegamento con tolueno que utilizaba para drogarse.

 

Artículo visitado 531 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Categorías: Noticias Policiales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top