detenidoJuan C. habría asegurado que lo golpearon y amenazaron para que confesara. La denuncia fue radicada por la madre de los sospechosos ante la fiscalía de instrucción.

A mediados de la semana pasada, uno de los detenidos por el ataque a tiros y robo en perjuicio de Víctor Rosendo Álvez (36) denunció que fue objeto de apremios por parte de los policías que lo detuvieron.
Juan Darío C. (23) habría asegurado que lo golpearon y amenazaron para que confesara su responsabilidad en el hecho del que se lo acusa junto a su hermano Martín Andrés C. (28), alías “Martinsinho”. La denuncia fue radicada por la madre de ambos, Ángela María Rivero (52), ante la fiscalía de instrucción en turno.
En diálogo con este diario, la progenitora de los sujetos apresados manifestó su preocupación por el estado de salud del menor de los hermanos, quien habría sufrido un brutal castigo corporal y psicológico.
“Está muy golpeado en todo el cuerpo y hasta tiene los testículos hinchados. Tengo mucho miedo de que le pase algo, por eso hice la denuncia. Querían que confiese algo que no hizo, por eso le pegaron tanto”, señaló Rivero.
Incluso, especuló que “todavía no le llevaron a declarar porque están esperando que se cure las heridas y se vayan los moretones que le dejaron los policías. Es una barbaridad lo que hicieron”.
Por otra parte, aclaró que si bien sus hijos tienen tatuajes, ninguno coincide con los descriptos por la concubina de la víctima que presenció el ataque y vio cara a cara a los tres delincuentes.
“Se habla de que los asaltantes tienen tatuados una víbora, otro un cadena en el cuello y el tercero una lágrima en la mejilla, pero esos tatuajes no tienen mis hijos”, aseguró.
Asimismo, la defensa de Martinsinho -el mayor de los hermanos- basaría su estrategia en que el día del hecho el sujeto estuvo en Paraguay y tendría testigos que corroboren su coartada. En tanto, aguardan el informe de las grabaciones de las cámaras de seguridad de la Aduana.

Dudas e hipótesis
A casi dos semanas del hecho, los investigadores dudan que Álvez haya tenido 70 mil pesos en efectivo dentro del automóvil que robaron los mismos sujetos que segundos antes le propinaron cinco balazos en la puerta de su casa.
Trascendió que la concubina del colono habría caído en gruesas contradicciones a la hora de justificar el origen de la suma que presuntamente le sustrajeron los delincuentes el martes 19 de enero al mediodía en el paraje La Línea, en Panambí.
En ese contexto, cobra fuerza la hipótesis de una represalia o ajuste de cuentas, opción que se barajó desde el principio, sobre todo por la violencia de los atacantes que dispararon a quema ropa. La víctima recibió cuatro tiros en el abdomen y el restante en una pierna.
Tal como informó este medio, a fines de diciembre se presentó un escrito en sede judicial para que Álvez concurra a un careo con el padre del principal acusado del robo a los hermanos Afanasiuk, perpetrado en noviembre en paraje Bayo Troncho, en Los Helechos.
El colono declaró como testigo en dicha causa y mencionó que tiempo atrás uno de los dos detenidos, Víctor Guillermo L. (19), le había ofrecido un arma que le robó a su propio padre. Aseguró que después fue y le contó al hombre sobre la propuesta de su hijo.
En tanto, en sede policial declaró que escuchó cuando el mismo joven comentó que tenía intenciones de robarles a sus tíos en complicidad con unos gitanos de Oberá. Por ello, para los pesquisas no se puede descartar que el colono haya sido blanco de una venganza.

Artículo visitado 273 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Categorías: Noticias Policiales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top