1918e1fc306f95dc8cfc68fb44c94c2aSu pronóstico es reservado por las múltiples lesiones que sufrió en su dramático intento por rescatar a su hijo. Los otros afectados por las llamas en una vivienda de la avenida Zapiola están fuera de peligro. 

Desde el hospital Ramón Madariaga de Posadas informaron que Rosana Vera, de 38 años, permanece en el sector de terapia intensiva con un diagnóstico correspondiente a un paciente denominado como “gran quemado”, con severas heridas provocadas por el calor tipo AB que abarcan un 30 por ciento de su superficie corporal.

Según el parte de los galenos, la mujer evoluciona pero debe continuar bajo efectos de los medicamentos respectivos a la sedación y analgesia.

La mayor preocupación está puesta en las vías respiratorias de Vera, severamente lesionadas por la alta ingesta de monóxido de carbono en alta intensidad de temperatura, lo que provoca lesiones que pueden ser fácilmente transformadas en infecciones por la fragilidad a os virus y bacterias.También está siendo asistida con respirador mecánico y “hemodinamicamente se encuentra inestable”, por lo que se le suministran drogas inotrópicas para mejorar el rendimiento cardíaco.

Desde el hospital Madariaga resumieron: “Por su compromiso multiorgánico y su inestabilidad cardiorespiratoria y hemodinámica, la paciente transcurre con pronóstico reservado”. En cuanto a su esposo, Guillermo Fontora de 44 años, su estado es favorable y pasó de la terapia intensiva en el mismo centro de salud a una sala asistencia general para su control evolutivo. Según el último parte, está “lúcido, compensado y estable hemodinamicamente”, aunque se analiza las lesiones térmicas, principalmente en vías aéreas.El miércoles a las 5 de la mañana el infierno se desató por un cortocircuito en la vivienda de Fontora y Vera, del que sólo pudieron ser rescatados con vida la pareja y una hija de 11 años, que -a pesar de la inhalación de humo- también fue dada de alta tras comprobarse que su estado de salud era positivo.

Cuando los bomberos y efectivos del Comando Oeste lograron sofocar las llamas y remover los escombros hallaron el cadáver totalmente quemado de Ismael Fontora, el hijo menor de la pareja.

Entre las primeras hipótesis en cuanto a los motivos del fuego, la labor de los peritos de la Dirección de Bomberos resulta clave. Fuentes del caso apuntaron que se habría iniciado en la habitación donde fue encontrado el menor a causa de un cortocircuito, avanzando rápidamente las llamas hacia el resto del inmueble. No se descarta que, por la ubicación del cadáver, el niño habría intentando correr y, atemorizado por las llamas y el humo, terminó atrapado dentro de un pequeño ropero.

Artículo visitado 126 veces, 1 visitas hoy

Primera Edición


Categorías: Noticias Sociedad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top