puenteacarauaNo se puede circular a más de 20 kilómetros por hora ni hacer sobrepasos en el viaducto de emergencia que une Campo Ramón y Alba Posse. El tiempo permitió acelerar los trabajos en la construcción definitiva.

El buen clima de las últimas semanas posibilitó un sostenido avance en la construcción del nuevo puente sobre el arroyo Acaraguá, cuya estructura original colapsó el 13 de abril del año pasado y ocasionó la muerte de tres personas.
La fase actual de obra incluye el montaje de las doce vigas de apoyo -cada una de ellas de 25 metros de longitud- y prelosas que conforman parte de la súper estructura del viaducto. Cada viga construida de hormigón tiene un peso estimado de 40 toneladas, explicaron los responsables de la obra. Luego vendrá la etapa de colocación de la armadura de hierro, construcción de apoyos intermedios y losa de hormigón.
“El sistema estructural del nuevo puente está formado por doce vigas de hormigón armado, apoyadas sobre los estribos ubicados en ambas cabeceras y dos pilas centrales, unidas por una losa del mismo material”, detallaron.
La etapa final de obras comprende la construcción de losas de aproximación, barandas de seguridad peatonal y vehicular, veredas peatonales, carpeta de rodamiento de pavimento flexible y señalización.
Mientras tanto, los vehículos y transeúntes utilizan el puente provisorio, lindero a la viaducto en construcción, sobre la ruta provincial 103, límite entre los municipios de Campo Ramón y Alba Posse.
El puente provisorio tiene una altura que permite soportar hasta 120 milímetros de lluvias, aunque, si se supera dicho régimen, se podría clausurar el paso hasta que se normalice el caudal.
El sector cuenta con custodia policial permanente y se solicita circular con precaución, no sobrepasar la velocidad de 20 kilómetros por hora, atender las indicaciones de las señales dado que es un paso de emergencia.
No está permitido el sobrepaso ni detenerse sobre la calzada. Además, hay que tener en cuenta que hay equipos viales y personal trabajando en el lugar.
A mediados de junio del año pasado, los responsables del proyecto debieron replantear los planos porque el diseño original represaba el cauce y anegaba zonas aledañas, afectando caminos alternativos y anegando chacras.

Artículo visitado 263 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Categorías: Interés general Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top