Lejos de buscar soluciones, el gobierno minimizó el conflicto con el sector • Además, no hubo compromiso de devolver lo descontado ni pagar el incentivo.

Una mesa de diálogo. Es todo lo que piden los docentes. Quizá no todo, pero es el pedido más urgente ante un gobierno y una patronal ciegos, sordos, mudos y soberbios: ni los chicos sin clases, ni un segundo semestre que se escurre, ni la mala remuneración de un maestro de grado hicieron que fueran recibidos por algún funcionario con el poder suficiente como para destrabar el conflicto.
Sí fueron recibidos por Miguel Benito Onetto, secretario privado de Closs, que los hizo esperar más de una hora sentados en la mesa de entrada de Casa de Gobierno por la mañana.
Luego, sólo permitió el ingreso de ocho representantes de los gremios en lucha: el Movimiento Pedagógico de Liberación (MPL), la Unión de Trabajadores de la Educación de Misiones (Utem), la Asociación Misionera de Educadores Alfredo Bravo (Ameducab) y la Unión de Docentes Nueva Argentina de Misiones (Udnam). “Le vamos a pedir una mesa de diálogo, es todo lo que podemos pedir ahora”, dijo a PRIMERA EDICIÓN uno de los referentes.
Tan inflexible es el patrón, que los pedidos de aumento, de recupero del incentivo y el no descuento de los días de paro tendrán que esperar. Por ahora, sentarse en una misma mesa a dialogar, parece ser la única opción. “Tenemos que forzar una mesa de diálogo sí o sí, todo lo que tengamos que hacer, lo vamos a hacer”, indicaron los referentes minutos antes de la movilización.

La marcha que no fue
Docentes aseguraron que, a través de contactos y conocidos, se enteraron que la Legislatura, el primer destino de la marcha, estaba vacía y que no encontrarían allí funcionario alguno. Entonces, tomaron la decisión más rápida: el lugar de protesta sería la Casa de Gobierno, la misma que tiene sus puertas abiertas pero sólo de manera simbólica, porque están más cerradas que nunca para un reclamo genuino de la comunidad educativa.
Antes de partir hacia la reunión, Udnam advirtió que ya había convocado a 48 horas de paro sin asistencia a los lugares de trabajo para hoy y mañana, en lo que agudiza el conflicto entre las partes. Una vez reunidos con Miguel Onetto, éste “nos preguntó cuál era nuestra demanda y porqué estábamos en estado de protesta. Volvimos a explicar algo que es público y notorio porque hace varios días estamos frente a la Casa de Gobierno”, relató Carlos Lezcano, referente del MPL a PRIMERA EDICIÓN. Él se comprometió a “elevar nuestras demandas y le pedíamos que se abriera un canal de diálogo para terminar el punto 3 del acta acuerdo firmada el 7 de agosto”, explicó Lezcano.
Onetto, luego de hacer las consultas, dijo que el gobernador dio la orden que el viernes sean recibidos por Safrán “pero no hubo ningún compromiso de devolver lo descontado, y este conflicto se tiene que destrabar para que le devuelvan el dinero que no le pagaron a la gente”, advirtió Estela Genesini, secretaria general de Udnam. “Le pedíamos también que antes del viernes hubieran mesas de diálogo para ir trabajando propuestas con la patronal, pero no hubo respuestas”, agregó la dirigente gremial.
Esta situación confirmó las 48 horas de paro sin asistencia a los lugares de trabajo para hoy y mañana y decretó una decisión más fuerte: en menos de cinco días, los docentes volvieron al puente internacional y cortaron el ingreso a la arteria. “Fuimos honestos y les dijimos que si nos quieren empujar al puente, ahí nos tendrían. Esto no nos gusta, pero en vez de resolver esta problemática tratan de endurecerse con la intencionalidad de desgastarnos en el tiempo y nosotros estamos dispuestos a ir hasta las últimas consecuencias. Si ellos profundizan su postura, nosotros profundizaremos las medidas”, cerró Lezcano.

Artículo visitado 82 veces, 1 visitas hoy

Primera Edición


Categorías: Noticias Sociedad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top