Tiene 12 años y dice encarnar a personas muertas. Días atrás aseguró ser Miriam Cuba, asesinada en Puerto Piray.

Profesionales de Salud Pública, docentes, sacerdotes católicos y pastores evangélicos se mostraron desconcertados ante la presunta posesión diabólica de una menor de 12 años que entra en trance, se desmaya, emite sonidos extraños y dice encarnar a personas muertas.
Hace dos meses la niña dejó de asistir a la escuela y sus propios padres abonan la teoría paranormal. Incluso, su progenitor aseguró que días atrás se levantó y dijo ser Miriam Cuba -la adolescente de 16 años que el 7 de abril pasado fue asesinada en Puerto Piray-, tras lo cual insistió en visitar el cementerio de aquella localidad.
En un primer momento el papá no comprendió el pedido, ya que desconocía quién era Cuba, hasta que comenzó a indagar y se enteró del caso de la infortunada joven de Piray.
A partir de ahí la familia comenzó a golpear puertas de médicos y especialistas en salud mental, quienes en primera instancia recomendaron su internación para realizar evaluaciones y estudios de rigor.
La niña estuvo internada en una clínica especializada en trastornos del sistema nervioso y luego fue derivada al Hospital Samic. También fue sometida a exámenes complejos en la ciudad de Posadas, aunque todos los estudios arrojaron resultados negativos.
Desesperados ante la falta de respuestas de la ciencia, sus padres buscaron auxilio en la religión y llegaron a pensar en la alternativa de un exorcismo. La pequeña fue entrevistada por varios sacerdotes católicos y hubo discrepancia en las opiniones de los religiosos.
“Hay un cura que sigue pensando que está poseída; pero otros dicen que no porque se reunieron con ella en la Catedral, le echaron agua bendita y no reaccionó”, confió el propio padre.
También consultaron con pastores del culto evangélico, quienes sí atizan la idea de una posesión diabólica y hasta recomendaron su traslado al Brasil, donde habría un especialista en exorcismos.
En tanto, más allá de cualquier especulación y creencia, lo cierto es que hace dos meses que la niña no asiste a la escuela, actualmente se encuentra medicada y está viviendo con la abuela paterna.
“En casa somos muchos y tenemos miedo de que por ahí le haga algo a sus hermanitos más chicos. Los médicos no le encontraron nada, pero para nosotros está poseída. Ella sola no podría haber inventado que era Miriam Cuba, si ni yo conocía el caso”, reconoció su padre. La familia es de condición muy humilde y residen en un barrio de la periferia.
Trastorno conversivo

Consultados al respecto, profesionales de Salud Pública que conocen los pormenores de la historia se mostraron escépticos y no descartaron que la nena esté somatizando alguna situación vivida en su entorno.
Explicaron que padece un “trastorno conversivo”, lo que generalmente afecta la conducta, genera ansiedad y desmayos.
“Se llega a este estado por conflictos familiares o personales que no se hablan. Entonces nuestro cuerpo de alguna forma expulsa eso que está contenido. Y muchas veces se expresa con desmayos, ansiedad, angustia, preocupación y a veces la familia o gente cercana interpreta que algo malo le pasó, como diabólico o satánico”, detalló un profesional.
En ese sentido, consideraron que el trasfondo patológico podría estar relacionado a alguna situación extrema que afectó a la menor, aunque aún ella ni su entorno brindaron precisiones para ahondar el tratamiento.
En ese sentido, otra fuente recordó el caso de una chica de una localidad vecina que hace dos años presentó síntomas similares y, por lo bajo, trascendió que había sido abusada. Meses después tuvo un hijo.

Artículo visitado 469 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Categorías: Noticias Sociedad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top