barrioyerbalLos vecinos se reunieron con autoridades para tratar el tema. “Estamos muy preocupados”, expresaron desde el consorcio.

Vecinos del barrio Yerbal Viejo expresaron temor por el accionar de un degenerado que se masturba en la vía pública y acosa a las mujeres, a varias de las cuales manoseó, por lo que fue denunciado en reiteradas ocasiones.
El sujeto reside en inmediaciones del barrio, es mayor de edad y ya purgó una condena de dos años por hechos similares, pero recuperó la libertad y volvió a las andadas.
Por ello, el último jueves, vecinos e integrantes del consorcio se reunieron con autoridades policiales para tratar el tema y acordar acciones de prevención.
Horacio Barúa, presidente del consorcio del barrio, reconoció que “los vecinos estamos realmente muy preocupados por lo que está pasando y queremos que la Justicia actué en consecuencia. Nos dicen que es enfermo, pero en cualquier momento puede ocasionar una tragedia”.
Recordó que, en 2012, los vecinos se movilizaron por diferentes hechos protagonizados por la misma persona, lo que derivó en denuncias y una condena de dos años.
De todas formas, Barúa lamentó que “hace poco salió de la cárcel y empezó a molestar a las mujeres. Como que no escarmentó nada”.
Precisó que diariamente el depravado deambula por el barrio molestando a las mujeres, las acosa con palabras subidas de tono y las manosea. Incluso, recordó que antes de su detención solía portar un cuchillo, lo que acentuaría su peligrosidad.
“Desde que salió no paró de molestar a las mujeres y ya tiene por lo menos cuatro denuncias. La gente de la Policía nos pidió que las víctimas hagan las denuncias así tiene más argumentos ante la Justicia. También vamos a presentar un escrito a las autoridades detallando los antecedentes de este muchacho y el peligro que implica”, agregó Barúa.
Según habitantes del barrio Yerbal Viejo, el sospechoso se llama Claudio y tiene 26 años, aproximadamente. Reside en Villa Gunther, en inmediaciones del Comando Radioeléctrico, y no tendría trabajo fijo.
“A la tardecita se lo ve caminando por los pasillos del barrio. No hay mujer a la que no le diga algo y, en el peor de los casos, se empieza a masturbar. También hay denuncias por manoseos. Es horrible porque muchos chicos lo vieron y corren riesgo de sufrir algún ataque”, reflexionó una vecina.

Artículo visitado 225 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Categorías: Noticias Sociedad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top