Dos hechos de la realidad refutaron alevosamente en las últimas horas el “relato” que sostiene que la “Capital del Monte” está más fortalecida para combatir la inseguridad.

OBERÁ (por Walter Anestiades) El sábado a la tarde un ladrón se metió en una propiedad de la calle Libertad entre Independencia y Neuquén-pleno centro obereño-llevándose ropas y otros elementos, para escapar corriendo por la misma calle Libertad hasta doblar en Independencia en dirección a la Escuela de Comercio. Las víctimas del hurto avisaron a la policía del hecho y les contaron que el delincuente, al escapar, pasó por la sede local de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP). El lugar cuenta con una de las cámaras de seguridad que la semana pasada, inauguraron pomposamente el gobernador Maurice Closs y el ministro de gobierno Jorge Franco. Pero la propia Policía los anotició: la cámara de video-vigilancia instalada en el lugar no funciona (?).

El segundo hecho tuvo lugar en la madrugada de este lunes. Dos presos se escaparon de la seccional segunda de Oberá, ubicada en las calles Chacabuco y Uruguay. Según las autoridades habrían usado jabón para traspasar los barrotes de la celda previamente forzados.

Ambos son obereños y llevaban treinta días detenidos. Uno por carterista y el otro por robar una moto.

Juan Francisco Gómez, sub-jefe de la Unidad Regional II, explicó que “Se escaparon forzando dos barrotes de la celda que da al patio de la Seccional. Encontramos jabón en la zona por lo que entendemos que se lo habrían pasado por el cuerpo para poder deslizarse”.

La seguridad en Oberá: la realidad sigue refutando al “relato”. (Misiones Cuatro)

Artículo visitado 313 veces, 1 visitas hoy


Categorías: Noticias Policiales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top