La misionera fue parte de la tripulación en el trayecto del vuelo que unió Roma con Buenos Aires. No solamente pudo charlar con los integrantes de la Scaloneta, sino que besó la Copa del Mundo y el propio Lautaro Martínez inmortalizó el momento.

El vuelo desde Roma (Italia) hasta Argentina duró 13 horas, trayecto en el cual los tripulantes de cabina se ganaron la confianza de los jugadores de la Scaloneta y entre ellos había una obereña siendo parte de un viaje inolvidable que quedará inmortalizado en el Top One de su carrera aérea.

Betiana Zaine (41), hace doce años que trabaja en Aerolíneas Argentinas como tripulante de cabina en viajes internacionales y la suerte además de la selección que hizo la empresa le dio la posibilidad única de estar y acompañar el regreso de los campeones del mundo.

En su charla con El Territorio, explicó cómo se dio la oportunidad: «Estos son vuelos especiales que fueron saliendo a medida que se fue ganando y pasando de fase. La compañía empezó a poner más frecuencias y este último era el que nos quedaba, entonces se preparó el vuelo y fue una tripulación elegida especialmente, así que me siento afortunada y agradecida».

Se enteró que fue seleccionada para el viaje un día antes por lo que «no pude dormir» y en ese contexto admitió que «estaba desvelada por la experiencia de acompañar a los campeones» y más aún porque son «de mi tierra». La obereña contó que no tiene recuerdos del mundial México 86: «Era una niña así que esto es algo que no me voy a olvidar jamás, quedará grabado para siempre».

Durante el tiempo de vuelo hubo excelente convivencia, respeto y profesionalismo. En esa línea reivindicó la figura de Messi: «Llegó un punto en el que estábamos todos relajados y pudimos escuchar la experiencia de ellos, hablar personalmente. Son buena gente y copada, Lio Messi es el más grande que hay», afirmó Betiana.

Fue el propio Lautaro Martínez quien le cedió la copa y hasta le sacó una foto: «Durante el vuelo todos se sacaron fotos, la copa andaba de mano en mano y me tocó en un momento tenerla, no lo podía creer, fue como tocar el cielo. Justo en ese momento la tenía Lautaro Martínez y me la pasa, la foto que tengo besando la copa me la sacó Lautaro, realmente increíble».

En las fotografías se ve a los jugadores preparando fernet y en ese aspecto, Zaine destacó que «terminamos siendo como una familia y claro que se iban a preparar su fernet, si son campeones del mundo, estaban autorizados».

 

Visited 62 times, 1 visit(s) today

Territoriodigital


Categorías: Noticias Sociedad
Back To Top