El centro de reciclaje trabaja a pleno. Foto. Luciano Ferreyra

En tres meses de ardua labor, 20 integrantes de una cooperativa de trabajo de la ciudad de Oberá lograron recolectar, acopiar y procesar casi 30 toneladas de cartón y plástico que la semana pasada fueron enviadas a Buenos Aires para su comercialización. Se explicó que desde esa ciudad se pidió el envío de plástico, como material más necesario y en segundo lugar cartón para reciclar.

Se trató del primer envío de la cooperativa nucleada en la Asociación Civil Recicladores Plaza Libertador, con sede en San Martín, provincia de Buenos Aires.

Edgardo Cabrera, uno de los referentes del proyecto y quien ostenta una trayectoria a favor del medioambiente, destacó que “es una forma de seguir en la misma línea para preservar la calidad ambiental de Oberá y el patrimonio turístico que representa mantener limpio el recurso de nuestro paisaje”.

La iniciativa también posibilita alivianar el sistema público de recolección de residuos, opinó.

Asimismo, indicó que los voluntarios vieron la posibilidad de una salida laboral a partir del reciclado y la transformación de los residuos.

“Estamos buscando dignificar el trabajo. Dejar de ser cartoneros para convertirse en trabajadores de la industria del reciclado”, remarcó Cabrera, quien encabeza el proyecto con Walter Vuotto.

La sede local de Recicladores Plaza Libertador se ubica sobre avenida de los Inmigrantes, en el Kilómetro 0 de Oberá, donde acopian los residuos sólidos urbanos que luego prensan para su posterior traslado.

Círculo virtuoso

En diálogo con El Territorio, Cabrera mencionó que “la Asociación Civil no lucra con esto, por eso conformamos una cooperativa de trabajo, que es la que comercializa el producto reciclado que permite un ingreso económico a los trabajadores”.

El primer envío de material partió el último jueves hacia la central en San Martín. Luego el material prensado en Oberá será sometido a un proceso químico de transformación para diferentes utilidades, cerrando el círculo virtuoso del reciclado.

Sobre el sistema de recolección implementado, explicó que los voluntarios juntan cartón, plástico y aluminio de la vía pública, como también en comercios.

“Retiramos de la empresa por nuestros propios medios y todo lo que no se puede procesar, es decir lo orgánico, lo transformamos en abono para plantas mediante un sistema de piletones. Es decir que todo se reutiliza y nada contamina”, ponderó.

Entre los proyectos, destacó una importante inversión mediante la cual adquirieron una máquina para hacer ladrillos con mezcla ecológica y de plástico.

Artículo visitado 100 veces, 1 visitas hoy

Daniel Villamea
Por Daniel Villamea
interior@elterritorio.com.ar
Territoriodigital

Categorías: Noticias Sociedad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top