El servicio interurbano volvió a poblar de pasajeros la terminal de Oberá. Los controles son tanto al ingreso como al egreso. Viajar en colectivo en tiempo de coronavirus, barbijo y distancia.

Si bien la reactivación del transporte interurbano presentó inicialmente poco movimiento, en cuanto a la utilización del servicio, en los últimos dos días de la semana pasada aumentó considerablemente el flujo de pasajeros oriundos de otras localidades que llegan a la terminal de Oberá.

En promedio ahora arriban alrededor de 300 pasajeros diarios, que viajan desde Campo Viera, Panambí, Los Helechos, Campo Ramón, Villa Bonita, Colonia Acaraguá, General Alvear, Alberdi, San Martín de Tours, Mártires, Santo Domingo Savio y otras colonias que poseen paradas intermedias.

La mayoría de las personas llega a la ciudad para hacer trámites en los organismos públicos, compras o para asistir a turnos médicos, tanto en el hospital público como en sanatorios privados, de acuerdo a lo relevado por El Territorio.

Todos deben cumplir el protocolo, que consiste fundamentalmente en el uso (obligatorio) del barbijo desde que suben al colectivo y durante el recorrido, incluso para circular por Oberá.

Una vez que arriban a la terminal tienen que pasar por un área de paso exclusivo en el cual a cada pasajero le toman la temperatura, le suministran alcohol en gel o rocían diluido al 70 por ciento.

En esa posta deben dejar datos personales, como ser nombre, apellido y edad, si viaja sólo o acompañado, de dónde viene y hacia dónde va, además del número de teléfono celular.

“Es para que, ante cualquier caso o sospecha de tal, podamos contactarnos inmediatamente con la persona sabiendo de donde es oriundo, cuando estuvo en Oberá, qué trámites hizo o por dónde circuló”, se explicó.

Quienes se ocupan de registrar los datos son seis trabajadoras municipales, en dos turnos (mañana y tarde). Inician con el primer servicio y terminan con el último, que sale poco antes de las 19.

El trabajo en la terminal es apoyado por dos guardias de seguridad que están para marcar el buen uso del barbijo en los espacios de espera u organizar el ascenso y descenso evitando aglomeraciones.

Para mayor control en Oberá se prohibió el ascenso y descenso fuera de la terminal de ómnibus, por lo que la semana pasada hubo reclamos debido a que un chofer del servicio hacia y desde Campo Viera fue visto dejando y subiendo personas en inmediaciones a un supermercado.

“No sé cómo será en las otras localidades, pero el objetivo es identificar a todas las personas que llegan por eso la única parada habilitada para el servicio interurbano es la terminal y si hacen eso, será imposible establecer nexos en caso de un contagio”, explicaron desde la Comuna.

“La colonia sintió”

Un gran porcentaje de los pasajeros consultados por El Territorio dijo estar consciente de que así como se reactivó el transporte interurbano puede volver a suspenderse y que todo depende de la cuestión sanitaria medida en función del nivel de contagios.

Usan el barbijo, respetan las distancias y esperan turnos para abordar.

En esa línea, afirmaron que “en la colonia se sintió la falta de transporte” y reclamaron que “muchos no tenemos auto y todo este tiempo ni siquiera pudimos visitar a los parientes porque no había colectivos, por eso digo que ojalá siga el servicio, ya perdimos muchas cosas pero tomando los recaudos podemos salir cada vez que necesitemos hacerlo”.

Distancia y barbijo

Sobre el uso de las terminales de ómnibus en todo el país, existe un protocolo establecido a nivel nacional al que adhirió nuestra provincia.

El mismo ofrece pautas para el ingreso, egreso y permanencia de los pasajeros, control de temperatura y establece la habilitación de salas de esperas exclusivas para personas que revistan factor de riesgo, ya sea por la edad o por cuestiones de salud.

Marca que debe aumentarse la frecuencia para limpieza de baños y espacios públicos, la que “deberá ser efectuada con productos desinfectantes y con una frecuencia proporcional al flujo de personas que circulen en las mismas”.

También ordena incrementar el cuidado del personal y de los usuarios mediante colocación de suministros de alcohol en gel, soluciones a base de alcohol y/o cualquier otro insumo que recomiende el Ministerio de Salud, en sitios de fácil acceso.

Y además prohíbe el acceso a salas de espera y plataformas a personas “que no harán uso del servicio de transporte, a excepción de aquellos que requieran asistencia”.

En esa línea los operadores deben organizar el descenso y ascenso de manera tal que los pasajeros que se encuentran para abordar no tengan contacto con quienes descienden de las unidades de transporte.

Artículo visitado 104 veces, 1 visitas hoy

Cristian Valdez
Cristian Valdez
cristianmarcelovaldez@gmail.com
Diario El Territorio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top