Mariano Williams estuvo preso dos años y dos meses por un crimen que no cometió. Hoy, el Tribunal Penal de Oberá lo absolvió del homicidio de Horacio Silveira por haber obrado en legítima defensa propia y de su hermano Raimundo.

En realidad, desde el primer día insistió con que lo único que hizo fue defenderse. Pero no le creyeron. Tampoco les creyeron a varios testigos que avalaron sus dichos. En el primer día del juicio el imputado no supo precisar su fecha de nacimiento y, con una mueca de vergüenza, reconoció que es analfabeto, que fue sólo hasta segundo grado porque tuvo que trabajar desde chiquito.

En Colonia El Saltito todos lo conocen como una buena persona. En cambio, la víctima y su hermano Miguel Ángel tomaban y eran agresivos. Los exámenes posteriores determinaron que Horacio Silveira tenía 1.52 de alcohol en sangre, tres veces más de lo permitido para manejar. El test de Williams dio cero. Pero no le creyeron. En un gran alegato, comprometido y profesional, esta mañana la defensora oficial Graciela Abdolatif recordó que “en esta sala ni el imputado ni su hermano supieron decir cuántos años tienen ni su fecha de cumpleaños, posiblemente porque nunca se los festejaron”. Nada más que agregar para describir el contexto. Luego solicitó la absolución.

Artículo visitado 140 veces, 1 visitas hoy

www.NetObera.com.ar. Foto:Luciano Ferreyra


Categorías: Noticias Policiales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top