El Juzgado de Falta de la ciudad de Oberá dispuso 118 caños de escapes para su destrucción y compactación a fin de ser reciclados, esta actividad se realiza en el marco del programa municipal “Gestión integral de Residuos Sólidos Urbanos”.

La Ordenanza sobre «Contaminación Sonora» 46/99 establece que, los elementos decomisados en los habituales controles de tránsito son adulterados o cuya utilización está prohibida en el ámbito urbano por superar los niveles de ruido permitidos, es por ello que por ello que fueron dispuesto a disposición para su total eliminación.

La importancia de la acción conjunta entre el Juzgado de Faltas y la Municipalidad de Oberá, permite la liberación de espacio en la cantera municipal y la protección del medio ambiente.

Artículo visitado 29 veces, 1 visitas hoy


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top