Hace un año que se conformó el Equipo  Diocesano de Pastoral de Adicciones, en una reunión con diputados provinciales de Oberá e integrantes del concejo deliberante, presentaron el trabajo realizado en conjunto con trabajadores de salud, dependientes del hospital samic. Los números son alarmantes y datos concretos de que el consumo de estupefacientes está instalado en la ciudad, golpeando desde niños hasta personas adultas.

“Hace 3 años de la primera reunión, luego llegó ´Hablemos del tema´ que se transformó en un foro, desde allí propusimos salir a hablar en escuelas para concientizar”, empezó explicando el doctor José Domigo Fabio, como coordinador de la pastoral.

A un año del trabajo concreto y ambulatorio, entre Cáritas, Obispado de Oberá, Samic, se encuentran con la necesidad de contar con un espacio para la rehabilitación y con un equipo de profesionales, para tener un proyecto de comunidad terapéutica.

Los números son crudos y muestran una dura realidad de Oberá y municipios vecinos, se atendieron 2.500 asistencias a personas en un año, tienen 300 historias clínicas, trabajan con casos judicializados que son 40 en total que desde la justicia reconocen que llegan al límite de robar para poder consumir.

La edad es la que más golpea, tuvieron casos de menores de 11 años que consumen, desde marihuana, paco, poxirán y clonasepan con alcohol. Entre los detalles se conoció que el sistema que es una cadena, es la forma de venta y consumo, reciben 4 porros de los cuales 2 venden y dos consumen, cuando van a comprar nuevamente pagan 2 y le dan cuatro, repitiéndose el sistema, a veces terminan consumiendo todo y tienen que salir a robar para pagar la deuda.

El gran problema es que la atención y el trabajo que realizan, termina en un mismo reclamo, “falta espacio para la rehabilitación y ya no dan abasto a tanto trabajo, las reuniones de la pastoral son 3 veces a la semana y quedan cortos, como así también el trabajo con las personas, que son dos veces a la semana y hasta se alientan entre las madres para tratar de salir del infierno que viven sus hijos.

En el año 2010 la ex vicegobernadora, ex diputada provincial y ex diputada nacional, ex ministra, Sandra Gimenez (renovación), además de Mauri Closs, Ex gobernador y actual senador (renovador), prometieron que en la zona centro iba a funcionar un centro de rehabilitación en la ex escuela de Fontana, pero lamentablemente fue una mentira más.

La reunión con actuales Diputados y Concejales fue para pedirles ayuda de forma urgente, un grito de auxilio desesperado, “manifestamos  la necesidad de que Oberá y su zona de influencia cuenten con un centro asistencial que permita la internación  de pacientes con consumo  problemático”, aseguró Fabio a los presentes.

Cabe recordar que en el espacio de la pastoral de adicciones cuenta con la colaboración de narcóticos anónimos, salud pública, la municipalidad de Oberá. La asistencia a los interesados supero el trabajo de los 6 profesionales y el referente de N. A.

Depositaron la confianza en los representantes del pueblo para que avancen con el pedido de un espacio para la rehabilitación y que sea multidisciplinario, además les pidieron que presenten un proyecto declarando la “emergencia provincial de adicciones”.

Artículo visitado 203 veces, 1 visitas hoy

www.NetObera.com.ar


2 comentarios en “La pastoral de adicciones pide auxilio a gritos

  1. Prof Miguel Angel Mieres

    hay que tener fe, con que Macri envie ayuda economica a la Provincia y a los Municipios, para desarrollar un politica preventiva de salud, educativa, cultural y deportiva; ademas de asistir a las flias.; y becar a los niños y jovenes que puedan seguir sus estudios y poder conseguir un trabajo digno y registrado; que les permita tener igualdad de oportunidades y fortalezas materiales y sociales

    Responder
    1. Soaler

      Tenés razón. Macri tiene que solucionar los problemas de la provincia, porque si esperamos que Reviro haga algo… así estamos.
      La provincia no tiene fondos para centros de rehabilitación porque necesita dedicar su presupuesto a cosas más importantes y necesarias para la sociedad misionera. Como la Cruz de Santa Ana, que ha demostrado ser una excelente inversión millonaria que se mantiene sola con su propia recaudación y transformó a Santa Ana en un polo turístico y hotelero.
      La timba estatal, digo, el Iplyc no puede destinar más fondos al Ministerio de Desarrollo Social porque es imperioso construir más torres de lujo en las costaneras y pagar millonadas por chatarra de desguace que se pueda transformar en casinos flotantes (¿ya funciona el casino flotante de Iguazú de $ 250 millones?).
      ¿Centro de rehabilitación? no, mejor centros cívicos con aguas danzantes en todos los municipios posibles, eso es prioridad.
      Necesitamos Teatro Lírico, Observatorio astronómico, Cine IMAX; eso debería ser suficiente para curar adicciones ¿no?
      Macri, que asumió a finales de 2015, debe ser responsable que desde el 2010 nos vengan prometiendo, en cada campaña, un centro de rehabilitación en la ex escuela Fontana que, por la falta de uso, se está cayendo a pedazos.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back To Top