La indignación y la bronca surgieron como lágrimas en los ojos cansados de don Idilio Tavares (72), quien denunció que fue injustamente detenido, presionado y amenazado por efectivos de la Seccional Primera y de la Brigada de Investigaciones de Oberá.

Electricista jubilado que durante 40 años se desempeñó en el hospital Samic, protagonizó de un extraño procedimiento policial que surgió a raíz de los dichos de un sujeto que el 23 de febrero pasado denunció que fue víctima de un hurto bajo la modalidad del “cuento del tío”.
Transcurrido más de un mes, el martes a la mañana el denunciante se presentó ante la Seccional Primera para decir que minutos antes vio al sospechoso ingresando a un supermercado de avenida Sarmiento y calle Santa Fe.
El jefe de la dependencia autorizó que dos uniformados lo acompañen hasta el lugar e identifiquen a la persona apuntada. Fue allí que comenzó la pesadilla de Tavares.
“Yo ni siquiera sé ocupar mi tarjeta en el cajero y cada vez que cobro le tengo que pedir a alguien que me ayude para sacar la plata. Imagínese si voy a ser un estafador, como me acusaron”, lamentó en la víspera.
En diálogo con El Territorio, el septuagenario precisó que estuvo aproximadamente cinco horas privado de su libertad como sospechoso de al menos dos hurtos, según lo que le informaron en la dependencia policial.
“Los que más me maltrataron fueron los que estaban vestidos de civil. Me llevaron a buscar a una supuesta cómplice y me insultaron mucho. Los policías me decían ‘te vamos a reventar todo, viejo de mierda, te vas a pudrir en la cárcel’. Y todo el rato me preguntaban por una mujer que no conozco”, recordó con la voz entrecortada por la angustia.

“Tuve mucho miedo”

Sobre las circunstancias del hecho, don Tavares comentó que el martes a la madrugada acompañó a un amigo al hospital y alrededor de las 7.30 regresó al centro en colectivo.
Bajó allí con la intención de hacer algunas compras y al llegar a la galería de Sarmiento, entre Córdoba y Santa Fe, se le acercó un sujeto que lo acusó de haberlo estafado.
“Yo no entendía nada, el tipo me dijo que le robé un montón de plata y que le iba avisar a la Policía. Pensé que era un loco que estaba hablando pavadas. Ahí me fui al supermercado y cuando salí con mis compras, me estaban esperando él y dos policías; uno me preguntó si les podía acompañar hasta la Primera para aclarar un asunto y le dijo que sí, que no tengo nada que esconder”, detalló.
En primera instancia aguardó sentado en el frente de la dependencia, mientras que el sujeto que lo acusó pasó a una oficina. Minutos más tarde arribaron varios efectivos de la Brigada de Investigaciones y comenzaron a interrogarlo sobre la supuesta maniobra del cuento del tío.
“Me insultaron y me amenazaron como si fuera un delincuente. Entre como seis me llevaron a caminar por el centro para ver si le encontrábamos a una supuesta cómplice mía, una rubia que no sé quién es. Yo tengo 72 años y en un momento me sentí muy mal. Me subió la presión, me dolía el estómago. Tuve mucho miedo”, reconoció.
Durante el lapso que estuvo detenido no le permitieron llamar a nadie ni le suministraron su medicación, comentó. “Cuando me largaron, a eso de la una y media del mediodía, uno me dijo que me cuide. Es muy feo lo que pasé por una acusación falsa”, agregó.

Denuncia en Fiscalía

Enterados de la situación, ex compañeros del Samic se solidarizaron con don Taveres y le proporcionaron la asistencia de un abogado, al tiempo que lo acompañaron a la Fiscalía de Instrucción en turno para radicar una denuncia por apremios.
“Yo trabajé toda mi vida, hace 20 años quedé viudo y crié mis hijos. Nunca pisé una comisaría como para que a esta altura me maltraten y me ensucien así. No puede ser, es un abuso lo que hicieron”, remarcó.

La presunta investigación

Llamativamente, el martes a las 19.13 la Unidad Regional II de Policía emitió un comunicado de prensa dando cuenta de “una exhaustiva investigación para esclarecer dos de hurtos ocurridos en los últimos días bajo la modalidad conocida como cuento del tío”.
Citaron que en febrero Leonardo B. (54) fue engañado por una mujer y dos sujetos que le sustrajeron 19.700 pesos. En el mismo parte mencionaron otro hecho de similares características ocurrido en perjuicio de Juan F. (83).
“A raíz de una minuciosa investigación, y tareas preventivas, esta mañana (martes) efectivos policiales procedieron a la detención de Idilio T. (72), quien presuntamente sería el autor de los hechos denunciados”, indicaron desde la UR II.
Sobre el final mencionaron que el acusado “quedó alojado en una dependencia policial a disposición de la Justicia”, siendo que hacía varias horas que Taveres había recuperado la libertad.

Por Daniel Villamea
fojacero@elterritorio.com.ar
Artículo visitado 489 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top