“En una oportunidad le hablé a la nena y le pregunté: tu mamá te pega, y ella le miraba fijo a la madre y no quería ir con ella. Yo le pedí que le lleve al hospital a la criatura porque le vi muy mal y muy golpeada. Y el hombre le decía a Victoria que él no tenía nada que ver con lo que ella le hacía a la nena”.
La frase corresponde a la declaración que Juana Epifania Dino (64) realizó el 31 de enero de 2015 ante la oficial Bárbara Buchorn, jefa de la Comisaría de la Mujer de esta localidad.
Dos días antes, Victoria Aguirre (23) llegó al Hospital Samic con su pequeña Selene Aylén sin vida. Las acompañaba Rolando Lovera (33), quien entonces estaba en pareja con la mujer.
Los profesionales de guardia notaron que el cuerpo de la criatura, de dos años y cuatro meses, estaba muy golpeado, presentaba hematomas en varias partes del cuerpo y tenía una lesión sangrante en la cabeza. Como indica el protocolo, dieron aviso a la Policía y la progenitora quedó a disposición de la Justicia. Ese mismo día detuvieron al padrastro.
El miércoles pasado comenzó el juicio oral y público, ambos acusados prestaron testimonio y se deslindaron de las acusaciones.
La mujer afirmó que ella y su hija estuvieron cautivas del sujeto; mientras que él insistió en su inocencia y reconoció que vio que la nena estaba golpeada, pero que la madre decía que los hematomas eran consecuencia de las convulsiones que padecía la criatura.
Ambos están detenidos desde el 29 de enero del 2015. Aguirre está acusado de homicidio calificado por ser cometido contra su descendiente y Lovera fue imputado por homicidio simple.
El debate continuará hoy y se extenderá hasta el jueves, lapso previsto para la declaración de los 34 testigos citados. Luego será tiempo de alegatos y finalmente la sentencia.
Precisamente, entre los testimonios más esperados se aguarda el de la señora Dino, conocida curandera de Cien Hectáreas que complicó la situación de la imputada.

Testigo clave
El Territorio accedió a la declaración que en sede policial realizó la considerada testigo clave del caso, quien relató pormenores de las tres veces que Aguirre llevó a su hija para que la venciera.
“Hace muchos años que vivo en este barrio y conozco bien a la familia Aguirre. Victoria se crio con mis hijos, ella es una chica buena, tranquila, siempre bien vista por todos los vecinos. Hace 30 años que me dedico a vencer a las personas y resulta que Victoria, la semana pasada, le trajo a su hija tres veces. La primera vez fue el lunes pasado. Ahí la nena tenía una mancha roja debajo del cuello y ella me dijo que eso era por la ropa, que le salió una alergia y me dijo que la trajo porque la nena no podía tomar nada, ni jugo ni leche, nada. Yo le ofrecí agua y me di cuenta que la nena se forzaba para tragar. La criatura lloraba mucho. Ella vino con su pareja, pero dijo que era su remisero y él sólo la acompañaba, pero no se metía y no hablaba”, precisó.
En la continuidad de su relato, mencionó que “cuando yo le alzaba la nena no lloraba, pero le agarraba la madre y ella pegaba unos gritos. Cuando le trajo el viernes ahí sí realmente me asusté. La criatura venía llorando y cuando la miré, tenía un golpe en la cara color negro; en la mano otro golpe. La acosté, le levanté la remera y tenía otro golpe azulado en las costillas y ahí me enojé con Victoria y le dije por qué le golpeaba así tan feo, que si ella la llevaba al médico iba quedar presa por golpear así a su hija. Y ella me negaba todo el tiempo, me ponía de excusa que ella se caía, pero no podía ser porque esa nena no se podía mover sola, ni siquiera podía sentarse sola. El hombre que estaba con ella le dijo que no mienta más y que cuente que ella le había pegado. Ahí ella agachó la cabeza y no dijo nada”.

“Estaba muy golpeada”
En su declaración, la testigo insistió con los golpes que tenía Selene y el rechazo que evidenciaba hacia su madre, al tiempo que recordó un episodio donde habría quedado expuesta la violencia.
“Yo le volví a decir que en todo caso le lleve con los abuelos y ella me dijo que no porque estaban peleados. La nena lloraba desconsoladamente y cuando yo le agarraba se tranquilizaba, pero cuando le iba a pasar a su madre ella me agarró de mi remera y no me soltaba, no quería ir con la mamá. Después el hombre le dijo también que Victoria me cuente la verdad y ahí me dijo que ellos hace un mes que estaban acompañados. También observé que cuando le agarró a la nena y como ella no paraba de llorar, le metió una toalla por la cara. Yo le dije que ella era agresiva con la nena, que para qué le hacía eso. También vi que tenía moretones en las piernitas. Estaba muy golpeada la criatura”, remarcó.
El mismo día declaró Ramón Alvino Romero (45), hijo de Dino, quien ratificó que la nena no quería ir a los brazos de Aguirre. También afirmó que le comentó lo sucedido a una hermana de la acusada, quien habría subestimado sus dichos.
“La llevaba mi mamá en brazos y cuando le quiso pasar a la madre ella no quería, se prendía por la remera de mi mamá, no la soltaba y lloraba muy fuerte. No quería irse con su mamá, se notaba demasiado eso. Ellos la trajeron a eso de las 10 de la mañana. Después de eso le conté a la hermana de Victoria, a Karina, que la nena estaba golpeada y ella no me creía y me decía que Victoria no podría hacer algo así”, testificó Romero.

34 Testigos.
El debate se reanudará hoy y se extenderá hasta al menos el jueves, lapso previsto para la declaración de los 34 testigos citados. Luego será el turno de alegatos y sentencia.
Artículo visitado 753 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital. Foto: Luciano Ferreyra


Categorías: Noticias Policiales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top