La víctima es Cristian Valenzuela.

Un interno de la Unidad Penal II de esta localidad resultó gravemente herido al ser apuñalado por otro detenido durante una feroz pelea que se registró el lunes por la noche, confirmaron desde el Servicio Penitenciario Provincial (SPP).
A consecuencia de ello, la víctima tuvo que ser intervenida quirúrgicamente de urgencia en el Hospital Samic de esta localidad. Ayer, fuentes médicas confirmaron que el paciente se encuentra estable, aunque las primeras 48 horas serán clave en su evolución.
En tanto, el violento hecho puso en evidencia serias falencias en el control interno de la cárcel de Oberá, puesto que en una requisa posterior al enfrentamiento el personal de guardia halló más de medio centenar de facas, como se denomina a los elementos cortopunzantes de fabricación casera que poseen los reclusos.
Notificados de la situación, en la víspera el Tribunal Penal Uno emitió estrictas recomendaciones a la dirección del penal, a cargo del alcaide mayor Walter Flores.
Sobre la gresca del lunes, la misma fue protagonizada por los condenados Oscar Carballo y Cristian Valenzuela, quien resultó con seriamente lesionado.
Según las primeras investigaciones, ambos arrastraban una vieja disputa y Valenzuela, armado con una faca, irrumpió en la celda de Carballo con intenciones agredirlo.
Fue así que comenzaron a luchar y Carballo también esgrimió un cuchillo para defenderse del ataque de su oponente, a quien le propinó una certera puñalada en el estómago.
Valenzuela quedó tendido y dieron aviso a los guardias. El puntazo afectó órganos internos y generó una hemorragia, por lo que tuvieron que operarlo de urgencia.
En cuanto al agresor, el mismo fue alojado en una celda de aislamiento para evitar roces con otros internos. El lesionado, en tanto, permanecerá en observación al menos por una semana.
Valenzuela posee un antecedente de fuga de la cárcel de Loreto, en octubre del 2015. En ese entonces, se encontraba realizando diversas tareas de limpieza, en un sector abierto del penal, ya en período de prueba.
Le faltaban apenas cinco meses para gozar de salidas transitorias, beneficio que perdió al ser recapturado en la ciudad de Posadas, 48 horas después de escapar de Loreto. Luego fue trasladado a Oberá.

Reforzar la requisa
El violento episodio del lunes también dejó al descubierto serias deficiencias en la requisa de los internos, puesto que luego de la pelea los guardias hallaron más de 50 facas escondidas en el sector A del penal.
“Se trata de una situación muy irregular y se requieren urgentes medidas para mejorar el control de la población. Esta vez hubo un herido grave, pero podría haber fallecido. Ahora se hará un sumario interno para deslindar las responsabilidades del caso”, reconocieron fuentes del SPP.
Por su parte, desde el Tribunal Penal Uno emitieron estrictas directivas al personal penitenciario, tendientes a mejorar el trabajo de la requisa. En tal sentido, ayer dos empleados del cuerpo se hicieron presentes en la UPII y brindaron una charla para afianzar cuestiones relacionadas al manejo y seguridad de la población carcelaria.

Artículo visitado 246 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Categorías: Noticias Policiales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top