Este jueves quedó oficialmente reactivado uno de los estanques ubicado en la penitenciaría de la ciudad de Oberá.

Esta acción se concretó por iniciativa del Concejal obereño, Alejandro Etchberger, quien realizó las gestiones necesarias para poner de nuevo en funcionamiento uno de los estanques y generar una propuesta alternativa de trabajo, producción y consumo dentro de la institución penitenciaria.
Para la reactivación de dicho emprendimiento, Etchberger, junto con el equipo técnico de la municipalidad de Campo Viera, entregó un total de 500 alevines de carpas plateadas y Carpín. Las crías de los peces fueron recibidas por el Director de la Unidad Penal N°2 de la ciudad de Oberá, Alcaide Mayor Walter Flores, quien además recibió bolsas que contenían alimento balanceado que requieren los peces para su supervivencia y crecimiento.

“Es importante que se haya reactivado este estanque para que puedan ser utilizado por la institución”

Así lo afirmó el joven edil, Alejandro “Toto” Etchberger, quien destacó que, con el apoyo del personal del equipo técnico de la municipalidad de Campo Viera, desde hace varias semanas, ya se venía trabajando en talleres de Capacitación de los internos y del personal a cargo del cuidado del mismo, a fin de garantizar el óptimo funcionamiento y una buena producción.

“Consideramos que este emprendimiento, es de suma importancia, porque va a ser de mucha utilidad para la penitenciaría. Los peces pueden ser utilizados para el consumo de los propios internos”, concluyó Etchberger.

Artículo visitado 165 veces, 1 visitas hoy


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top