El accionar de los delincuentes evidenció un alto nivel de profesionalismo, al menos en cuanto a la logística para perpetrar el hecho e ingresar a la empresa que pretendían robar, pero en un determinado momento sonó la alarma y tuvieron que escapar con las manos vacías.
En el apuro no tuvieron tiempo para registrar a fondo el local ni encontraron unos 400 mil pesos que estaban guardados en una caja de cartón en una de las oficinas. Incluso, en un principio el propietario denunció como robado dicho monto, pero luego rectificó sus dichos y dijo que halló la plata tal y como la había dejado.
El hecho se registró ayer a la madrugada en instalaciones de la firma Econor, una importante distribuidora de gaseosas y cervezas de esta localidad, situada sobre calle Beato Roque González Sur, frente a la ruta nacional 14 y a metros de la rotonda del kilómetro ocho.
Se presume que los malvivientes apuntaron su interés a la caja fuerte, llegaron a levantarla y la quisieron sacar por el frente del inmueble, para luego transportarla y abrirla sin tanto apuro, confiados en el jugoso botín que contenía. Pero cumplieron apenas la mitad del plan, ya que al forzar una de las oficinas se activó la alarma y tuvieron que escapar sin nada.
La denuncia fue radicada por el empresario Pedro Andueza (41) ante la Seccional Segunda, donde en primera instancia dio como perdidos unos 400 mil pesos de la recaudación de la jornada que había dejado en una caja de cartón, como hacía habitualmente, para recién al otro día hacer una rendición más exhaustiva.
Fuentes de la investigación precisaron que “contó que la confusión surgió porque van rotando el lugar donde dejan la caja con la recaudación del día, y en el momento que le avisaron del robo, por la tensión y la preocupación lógica, creyó que había dejado la plata en otro lugar y la dio por perdida. Pero después, más tranquilo y revisando el lugar, se dio cuenta que estaba toda la plata”.

Banda organizada
Fue así que en horas del mediodía, Andueza regresó a la seccional y rectificó su denuncia. Se presume que los ladrones desconocían la existencia de la caja de cartón con la recaudación del día.
En tanto, más allá de que los ladrones no cumplieron con su cometido, el accionar de éstos se condice con una banda bien organizada que realizó inteligencia previa y analizó las condiciones del lugar.
Un primer escollo fueron los perros, a los que les habrían “tirado un bofe”, como graficó un investigador. Luego usaron los cajones de cerveza y gaseosa para escalar hacia el techo, donde levantaron una chapa que les permitió descender al interior del local. Contaban con herramientas de corte y soga para bajar.
Se movieron con total libertad por el local y trataron de sacar la caja fuerte -de tamaño mediano- por un ventanal del frente, pero sonó la alarma que monitorea una empresa privada. Eran las 2 de mañana.
En consecuencia, tuvieron que abandonar el edificio por un ventiluz alto, al que accedieron trepando cajones, y bajaron por un árbol lindero. En la rotonda del kilómetro ocho hay cámaras monitoreadas por la Policía, aunque hasta el momento no arrojaron datos sobre la presunta identidad de los delincuentes.

Antecedente similar
Ayer, los vecinos de Econor recordaron el robo a la metalúrgica de Ricardo Holc, perpetrado en mayo del 2013, en la misma manzana, sobre calle Sierra de la Victoria. Se trató de un hecho de similares características al de la víspera.
En aquella ocasión, los ladrones se hicieron de 14 mil dólares, 500 euros, cheques por diversos valores, una costosa pulsera de oro y equipamiento industrial. Los delincuentes sabían que el local no contaba con alarma y por ello ingresaron por un ventiluz del galpón y forzaron una caja fuerte con una amoladora.

Artículo visitado 789 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Categorías: Noticias Policiales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top