En la jornada de ayer, el país se vio conmocionado con el despiste que protagonizó en Brasil un micro que llevada un contingente de estudiantes misioneros recién egresados. Los jóvenes de distintas partes de la provincia iban a Camboriú con la firma Tabay Tours, pero las expectativas del viaje soñado fueron interrumpidas por la tragedia.
De las 67 personas -cinco de ellos sin asientos, presumiblemente- fallecieron dos estudiantes obereñas y una coordinadora de 20 años, que además cursaba la Licenciatura en Turismo. Por otra parte, al menos tres chicos resultaron heridos de gravedad, dos de ellos con amputaciones y una internada en terapia intensiva.
Según precisaron desde la Policía Federal de Brasil, el siniestro ocurrió cerca de la medianoche -hora argentina-, sobre la ruta BR 285, en el acceso a la localidad de Caibaté, cerca São Luiz Gonzaga. Por causas que son materia de investigación por la Justicia local, el colectivo de la empresa Río Uruguay, contratado por Tabay Tours, salió expulsado de la ruta y tumbó.
La ayuda llegó cerca de la 1 de la madrugada y poco a poco fueron asistiendo a los sobrevivientes que presentaban diversas heridas, aunque la mayoría de ellos con lesiones leves.
Los efectivos policiales detuvieron de forma preventiva al conductor del micro, identificado como Lucas Matías F. (30), acusado de homicidio culposo. Esto se debe a que la principal hipótesis, basada en testimonios tomados en el lugar el lugar, es que se habría dormido al volante.
El dueño de Río Uruguay, Darío Skrabiuk, en tanto, aseguró a medios locales que “el chofer no se durmió. Se larga a cruzar un camión, éste se le viene encima, él pega el volantazo y no pudo dominar el colectivo”.
“En las actuaciones de accidentes de tránsito buscamos incidencias de imprudencia o negligencia. En este caso, encontramos negligencia en el conductor, que estaba cansado, e imprudencia en la superpoblación, ya que había personas sin el cinturón de seguridad y no había lugares para todos”, dijo por su parte la comisario Elena María Schons, delegada brasileña al frente de los operativos.
Más allá de esto, los testimonios de los sobrevivientes coincidieron en que la ruta se encontraba en pésimas condiciones, describiendo pozos y falta de señalizaciones.
Las víctimas fueron identificadas como Agustina Szczerbaty (20) -coordinadora-, Rocío Martínez (18) y Luana Centurión (18). Las dos chicas pertenecían a la Epet 3 de Oberá y les quedaba un año para recibirse.
La comisión de emergencia que llegó al lugar derivó a los posadeños Agustina Rolón (18), de la Comercio 6, Matías Noguera (19) del San Arnoldo Janssen y a Erika Romero (17) del Combate de Mbororé fueron trasladados al hospital de Santo Angelo, a unos 60 kilómetros del lugar del hecho.
En horas de la mañana, se confirmó que Noguera perdió el brazo izquierdo en el siniestro, mientras que Rolón sufrió la amputación, también traumática, de una de sus manos. En cuanto a Romero, se pudo saber que es la que más grave se encuentra, debido a que sufrió una rotura de pelvis, por lo que ya fue intervenida quirúgicamente.
Rolón y Noguera, en tanto, se encontraban conscientes, según expresó el ministro de Salud, Walter Villalba, presente en el lugar junto a Marcelo Pérez, ministro de Gobierno de Misiones. Ambos podrían ser trasladados durante la jornada de hoy o mañana, dependiendo de su evolución. Se espera que Erika lo haga recién entre mañana o el lunes, ya que su estado es más complejo.
En tanto, una cuarta herida que no fue identificada aún fue traslada a la localidad de Ijuí, a unos 86 kilómetros del lugar del hecho. Sin embargo, no presentaba lesiones de consideración y una ambulancia la trajo hasta Misiones.
De los restantes pasajeros, doce sufrieron lesiones leves y otros 47 resultaron ilesos. Estos últimos fueron trasladados al hotel Cometa Plaza local, donde la mayoría se pudo reencontrar con sus familiares.
Además, varios de ellos volvieron a Misiones durante la mañana en sus autos particulares y otros lo hicieron en un colectivo que dispuso la empresa Río Uruguay.
En total, -incluidos los choferes- en el micro viajaban 67 personas. Además de los quince obereños, habían 44 posadeños: ocho alumnos del Janssen, nueve de la Comercio 6, siete del CEP 4, siete del Instituto José Manuel Estrada, nueve del Combate de Mbororé y cuatro de la Comercio 8. De Wanda, en tanto, fueron dos chicas, mientras que una de Puerto Piray se embarcó sin compañeros.
Había dos choferes que se turnaban el volante y tres coordinadores. Según los primeros datos, ningun cordinador tenía lugar donde sentarse. Al momento del impacto, uno de ellos estaba en la cabina con el conductor y los otros dos arriba.
Según expresó uno de los coordinadores, la travesía empezó cerca de las 14 del jueves, cuando los alumnos posadeños abordaron la unidad. El micro llegó a Oberá cerca de las 16.30, donde finalmente se completó la delegación. Siguieron viaje y llegaron a Santo Tomé, Corrientes, cerca de las 19.40, pero allí habrían demorado más de dos horas en cruzar la frontera.
En ese momento, se habría efectuado el cambio de conductor. El resto ya se sabe, la tragedia truncó las ilusiones de cerrar una etapa.

Artículo visitado 642 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Back To Top