Comunicar el estado del tiempo suele demandar una suma de tolerancia y tacto. Tolerancia para soportar a los que nos acusan injustamente de “mentirosos” si el pronóstico no se cumple al 100%. De nada vale explicar la diferencia entre certeza y probabilidad: al que le llovió en su casa, aunque sea la única, no acepta medias tintas: uno hizo el pronóstico con la manifiesta intención de perjudicarlo a él. Y el tacto es necesario al momento de elegir cuidadosamente los términos al pronosticar.
Esta semana la ciudad de Buenos Aires sufrió el paso de un fenómeno de tipo ciclónico, denominado así porque obliga al viento a rotar en derredor de un centro de baja presión, y no porque desate vientos huracanados.  Técnicamente se trató de un vórtice ciclónico, pero sus vientos no llegaron a causar daños estructurales ni víctimas. No obstante, algunas agencias de noticias, ansiosas de notoriedad, titularon el pronóstico como “alerta por ciclón”. Es probable que de haberse producido daños, éstos se deban más al pánico que provocó la noticia que al fenómeno en sí mismo.
En Misiones, la sensibilidad de la población frente al viento no es nueva, los recuerdos del tornado de Encarnación se suman a la tragedia de San Pedro, pero eso no nos habilita a cruzar la frontera entre alertar y asustar. Pese a ello se siguen anunciando tornados que requieren de una gran planicie, que la provincia no posee, y más recientemente mesociclones, que son nubes rotatorias de gran extensión capaces de generar múltiples tornados.
Debemos tener siempre en cuenta que el miedo no es nunca un buen consejero al momento de tomar precauciones.

El frío se va y vuelve el calor
El invierno comenzó antes este año y agosto no podía ser menos: sus célebres altibajos de temperatura no esperaron a la caña con ruda y comenzaron en julio. El de esta semana fue sólo un ensayo y los registros de temperatura no bajaron más allá de los 5º de ayer en Iguazú y 4º en Bernardo de Irigoyen, y si llegó a generarse alguna helada habrá sido muy superficial, breve y localizada en lo alto de las serranías.
A partir de esta tarde soplarán brisas del nordeste y la alta presión comenzará a dominar nuestra región en capas bajas de la atmósfera, manteniendo cielos soleados en toda la provincia hasta el domingo inclusive. Tendremos una mañana fría con 9º de mínima, sin posibilidad de heladas ni de escarcha en la región, y una tarde soleada y cálida con 24º de máxima en zonas Sur y Centro y 26º en el Norte.
Desde mañana soplarán brisas del nordeste y norte y se harán intensas el domingo, cuando una nueva depresión se instalará en el Río de la Plata. El ingreso de aire tropical, muy cálido y húmedo, elevará rápidamente las temperaturas, con una mañana apenas fresca mañana y templada el domingo y tardes muy cálidas con 27 y 28º mañana y 30º de máxima el domingo.
La nubosidad se mantendrá escasa durante el fin de semana, y recién tendremos cielos nubosos para el lunes y el martes, pero sólo en la zona Sur, y mezcla de sol y nubes en el resto de la provincia. Junto con el aumento de la humedad y la nubosidad, habrá un incremento de la inestabilidad, con algunas precipitaciones muy aisladas durante el martes, que no sumarán más de 5 a 10 milímetros y no afectarán a la zona Norte misionera.

Por Alfredo Yaquinandi

Artículo visitado 310 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Categorías: Interés general Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top