ff2eaae74ad5b55912005d04660fefdbUna estudiante de Arte llevó adelante un proyecto de pintura que cambió la apariencia gris y de abandono que tenía la zona por otra más alegre y vistosa.

Natalia Bar es oriunda de Gobernador Roca y alumna del 5º año de la Licenciatura en Artes Plásticas de la Facultad de Arte y Diseño de Oberá. Hace tres años reside en los albergues que la Facultad posee en el barrio Krause y en 2014 empezó a trabajar en un proyecto por mejorar la imagen de la zona. Este año lo pudo hacer realidad.
“Siempre miraba las paredes grises, deterioradas, una imagen que aunque no lo notemos nos afecta anímicamente y entonces se me ocurrió intervenir las paredes artísticamente”, relató Natalia a PRIMERA EDICIÓN.
La tarea no fue fácil y debió recorrer un largo camino. “En la Facultad tenemos una materia que se llama Planeamiento y Gestión Cultural. En ella tenemos que trabajar en el desarrollo de algún proyecto artístico. Pensé en un mural en el barrio. Inicié las gestiones, saqué presupuestos, mandé una nota a la Municipalidad, pero no tuve respuesta. Hablé con el consorcio, pero tampoco contaba con fondos, así que no prosperó”, explicó.
Lejos de dejar de lado su iniciativa, el año pasado descubrió gracias a otro alumno la existencia de las becas Profae, Programa de Fortalecimiento a las Actividades de Extensión de la Universidad Nacional de Misiones (Unam). Las mismas otorgan un subsidio para la ejecución de proyectos comunitarios, pero deben ser dirigidos por un docente. Así recurrió a las profesoras María Iturrualde y Mónica Haydar, quienes sustentaron la idea.
El proyecto fue aprobado y empezó otra etapa para la artista. “Formamos el grupo de alumnos, armamos la maqueta y elegimos estratégicamente un espacio que se apreciara a la distancia. Fuimos a hablar con cada vecino, a exponerle la idea. La obra abarca 17 viviendas. Solo tres no estuvieron de acuerdo”, confesó Natalia.
La nueva gestión municipal colaboró. “En diciembre (2015) hablamos con el Director de Obras Públicas y se puso a disposición. La Municipalidad nos prestó los andamios. Los chicos de Ingeniería fueron los encargados de armarlos y moverlos. Las paredes tienen nueve metros de altura y tenían que ser seguros”.
Finalmente en estos primeros meses del año pudieron realizar la obra. “Trabajamos entre 25 personas aproximadamente. Por ahí se sumaba un vecino, fue una experiencia increíble, enriquecedora. Agradecemos a la Unam, a la Facultad de Artes, a la Municipalidad y a los vecinos que nos permitieron realizar la obra”, señaló. La artista reconoció que la repercusión fue muy buena. “Los vecinos están felices, otros nos preguntaron si vamos a seguir en las otras viviendas. También causó una onda expansiva ya que algunos propietarios decidieron pintar por su cuenta. Ojalá podamos intervenir artísticamente todo el barrio”.
Sobre el significado de la obra explicó “simboliza el fuego del arte, fuego que purifica, que limpia, que cambia, que transforma ambientes. El arte transforma el ambiente e inconscientemente el estado de ánimo de los espectadores, las perspectivas de las personas que conviven ahí”.
Para Natalia Bar, como para tantos estudiantes y artistas, la realización de una obra no es más que una expresión del sueño que persiguen. “Nos encantaría vivir del arte. Lamentablemente no está considerado como trabajo la tarea del artista plástico. No se valora debidamente. Solo queremos provocar cambios positivos en el entorno en el que vivimos. Ojalá algún día se respete y valore eso”, expresó.

Artículo visitado 395 veces, 1 visitas hoy

Primera Edición


Categorías: Noticias Sociedad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top