Pisa y Génova
Los Moros
En el año 1000, un Califa moro descendió en Sardegna. Los Sardos resisten pero tienen que refugiarse en el interior de la isla.
En el 1003 su flota destruida por el encuentro con la flota de la República marinera italiana de Génova y de Pisa.
En el 1087 en Génova se le adjudicó Córcega y en Pisa la Sardegna.

Los Suecos
Al inicio del Siglo XIII, una mujer de nombre Inés Adelasia, logra reunir en sus manos a casi toda la Sardegna. Interesante es su historia: de noble familia, de Marsa, se casó con el Juez de Torres; Marianox.
Benedicta, hermana de Inés, se casó con Barisone, Juez de Arborea.
Adelasia se casa con Ubalde de Visconti de Pisa, Juez de Gallura, que, a su muerte, le deja el título; y muerto el padre, ella recibe el Juzgado de Torres y a la muerte del tío Basirone también el de Arborea.
Adelaida, muerto el marido, se casó con el hijo del emperador Federico II, Enzo, que se ganó con las nupcias el título de Rey de Sardegna, con sede en la ciudad de Sassari.
El reino no duró mucho porque Enzo, vuelto a Italia para luchar en Bologna y caído prisionero, murió prisionero.
Pisa volvió a gobernar sola la Isla. Pero Génova no se dio por vencida y por medio de las familias Doria y Spinola volvió a tomar el gobierno de la isla.
Pisa era «ghibellina» y fue vencida en la batalla de la Meloria en 1284 y se ganó la enemistad del Papa Bonifacio VIII, que por terminar definitivamente el problema lo dio en feudo a Jacobo II de Aragón.
Los Aragoneses
Jacobo de Aragón envió en Sardegna el Infante Alfonso, que se peleó con los Doria, pero tuvo que luchar con la Liga Pisana y sus aliados.
Al fin se firmó la paz el 24-4-1326 por la cual Pisa renunciaba a la Sardegna.
Pero para que el «gobierno aragonés» fuera absoluto era necesario vencer la resistencia de los Sardos y resolver las discordias entre los jueces, la comuna de Sassari y los Doria. Cosa nada fácil.
Entre los que más se oponían a los Aragoneses estaba «Mariano IV», Juez de Arborea, que atacó Sassari en 1369 al grito de: Guerra a los Aragoneses; Independencia por la Isla.
Se llega así a la «Carta de Logudoro».
La carta de Logu. A Mariano IV sucede el hijo Ugone y a él, la hermana, «Eleonora», autora de la «Carta de Logu», que es un código de derecho de 198 capítulos escritos en dialecto sardo, que se difundió en toda la isla y fue aceptado por Alfonso I de Aragón en 1421.
El dominio aragonés. Gobernaba un Virrey, renovado cada 3 años.
Los Españoles. Subentraron a los aragoneses en 1516 y la situación se hizo más grave con decadencia económica y cultural.
Dominio de los Saboyas. En 1713, con el Tratado de Utrech, la isla pasó a Austria, que al poco tiempo la cedió a Victorio Amadeo II de Saboya a cambio de la Sicilia.
Corría el año 1726, cuando el nuevo rey, reconocidos ya sus derechos también por el Papa Benedetto XIII, tomaba posesión de la Isla.
Amplias reformas de Carlos Emanuele III de Saboya:
1) Derrotar a las bandas de malhechores.
2) Promoción de la agricultura.
3) Creación de Escuelas Públicas.
4) Creación de Hospitales.
5) Creación de Universidad.
A la muerte de Carlos Emanuele III, salió al trono el hijo, Víctor Amadeo III, que no continuó la obra del padre y la isla cayó nuevamente en manos de Virreyes sin escrúpulos.

Sitio de Cagliari
Al alba del 28 de diciembre de 1792, una flota francesa se presentó en el golfo de Cagliari y sitiaron la ciudad que resistió heroicamente y los franceses se retiraron. Pero los Saboya no participaron en ayuda. (Continuará).

Artículo visitado 83 veces, 1 visitas hoy


Categorías: Columnas de Opinión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top