Eliane (18) denunció varias veces al padre de su hijos, quien la semana pasada los tomó de rehenes y luego terminó detenido.

Desde hace meses, la vida de Eliane Magalí Melgarejo (18) se transformó en un infierno de violencia y miedo. A pesar de su corta edad, la joven tiene dos hijos producto de una relación con un sujeto al que denunció varias veces por golpes y amenazas.
En noviembre pasado, el Juzgado de Familia ordenó la prohibición de acercamiento del hombre hacia su ex concubina y los menores, medida que violó de manera sistemática con total impunidad.
En ese contexto, hace una semana Cristian Ariel Hun (22) irrumpió en el domicilio de Angélica del Carmen Melgarejo (48), la madre de Eliane, empuñando un cuchillo con el cual amenazó de muerte a las mujeres. Descontrolado, el individuo exigió ver a sus hijos, a pesar de la prohibición vigente.
La mamá de las criaturas -de 3 y 2 años- solicitó la presencia policial y enfureció aún más a su ex, quien al arribo de la primera patrulla tomó a los pequeños como rehenes e intentó resistirse al arresto.
Tras varios minutos de tensión y negociación con los uniformados, finalmente el violento liberó a los chicos que corrieron a los brazos de su abuela y de su madre envueltos en lágrimas de desesperación.
Pero lejos de entregarse, Hun se auto agredió con el cuchillo y tuvieron que intervenir varios efectivos policiales para poder reducirlo y evitar un daño mayor. Hasta ayer, el sujeto permanecía detenido bajo los cargos de “tentativa de homicidio, amenazas de muerte y resistencia a la autoridad”.
Al respecto, la joven expresó su preocupación ante la posibilidad de que el agresor recupere la libertad, ya que “si le largan va venir a matarme, porque me tiene amenazada. Dice que si yo y los chicos no estamos con él, tampoco nos va dejar estar con otra persona”.

Necesaria protección
Los problemas de pareja comenzaron hace un par de años. La primera denuncia fue radicada a mediados de 2014 cuando la pareja residía en la localidad de Andresito. “Él se cansó de pegarme, yo le dejaba pero volvía porque me prometía que iba a cambiar. También le tenía miedo. Pero me cansé de esa vida, no quiero eso para mis hijos”, señaló Eliane.
En diálogo con El Territorio, madre e hija relataron los pesares que padecen debido a la violencia física y psicológica que ejerce Hun contra la familia, al punto que tiempo atrás un hermano de la joven se vio obligado a mudarse de Oberá por las constantes amenazas de las que era objeto.
“Y si no nos mata, nos vamos a tener que ir todos. Por eso le ruego a la Justicia que actúe y nos proteja. Aparte cada vez es más violento y su familia lo apaña y también nos molestan. El 2 de febrero rompió el parabrisas del auto de un amigo de mi familia que estaba estacionado frente a casa. Hicimos la denuncia pero no pasó nada”, agregó Melgarejo.
Según la propia víctima, desde la Justicia le anticiparon que le entregarán un botón antipánico, aunque duda que dicha herramienta le garantice su seguridad y la de su familia.
“El otro día entró de golpe y no me dio tiempo a nada, lo mismo puede pasar con el botón antipánico”, especuló. A su lado, su madre rogó que “ojalá no sea tarde, porque si le sueltan es capaz de cumplir su palabra y matar a mi hija”.

Artículo visitado 176 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Categorías: Noticias Policiales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top