Icono del sitio OberaOnline

Estatales, privados y productores en estado crítico

Los empleados estatales de todas las reparticiones del ámbito nacional y provincial están esperando una recomposición salarial. En el caso de Misiones la mesa de negociación docente se espera con expectativa para que, de alcanzar un acuerdo de incremento salarial, este se extienda al resto de los empleados de la administración pública provincial. Acuerdo salarial que seguramente será rechazado por los sectores docentes denominados auto convocados, entre los que se encuentran militantes fanáticos de Javier Milei, quien a pesar de ser el responsable de la estrepitosa caída del los salarios, es reivindicado en muchos casos por sus víctimas, que envueltos en un  fanatismo ciego no alcanzan a dimensionar el daño ocasionado a todos los ámbitos de la economía que están provocando despidos masivos en estos primeros cinco meses de gobierno, y que proseguirán la caída en el sector de la industria, la construcción, producción y comercialización y que ello recaerá en perjuicio del  sector asalariado.
Si bien se destaca que la provincia de Misiones tiene sus finanzas equilibradas, la caída de la actividad económica en diferentes rubros como la forestal, construcción y consumo de bienes y servicios provocaron la caída de la recaudación provincial también que sumada a la caída de la recaudación de la masa impositiva coparticipable nacional como es el caso del IVA; lo que señala un presente y futuro complicado; más allá de la llegada de fondos de nación por 4 mil millones de pesos producto del acuerdo por el apoyo acordado de que los legisladores misioneros aprobaran ley denominada ómnibus, que más que acuerdo pareciera una política de apriete y extorsión a los gobiernos provinciales.
El sector de la producción yerbatera comienza a verse en dificultades a pocos meses de la desregulación puesto que el sector comercial maneja el stock existente y regula el ingreso al mercado interno de comercialización, frenando las compras al sector de la molinería logrando bajar los precios de compra y los industriales  retrotrayendo precios, pagando a los productores según los precios de la yerba mate canchada; quedando a un lejano precio lo solicitado por la producción de 505 pesos de la hoja verde puesta en secadero. La realidad es que hoy día la materia prima se ubica entre un margen de entre 300 y 330  pesos aproximadamente, y con pagos diferidos que van de los 30 a 90 días. Y con la preocupación de la indiscriminada apertura de importaciones de yerba del Paraguay y Brasil que tirarían los precios a valores en los cuales los productores no cubrirían los costos de limpieza y mantenimiento de los yerbales como ocurrió en la década del 90. Sumado a ello a que muchos productores vendían su producto y nunca cobraron por ello, situación que se puede volver a repetir porque en este libre mercado se va camino que se salve quien pueda salvarse.
El sector maderero que es una de las más fuertes actividades, está sumamente afectada por la caída de la construcción y de la obra pública en particular, como así también la construcción de muebles que se ha visto disminuida en un alto porcentaje por la caída del ingreso y sumado a ello la apertura de las importaciones, que con costos menores están provocando una fuerte recesión y se anuncia una importante cantidad de despidos en el sector maderero que se transfiere a favor de los sectores importadores.
Como se observa el panorama a corto y mediano plazo no es para nada promisorio, sino más bien se presenta crítico y  preocupante, porque algunos auguran que se va camino a un nuevo fracaso por un esquema político económico que ya fracasó tres veces en nuestro país, y que se recurre a la misma receta porque unos pocos salen ganando por la transferencia de recursos a los sectores de mayor concentración de la riqueza, y que no son precisamente de la producción ni generación de empleo lamentablemente, sino más bien especulativos.

Se está agotando la paciencia
Es el segundo paro en cinco meses, este último con un mayor acatamiento porque comienza a dar certeza a los sectores de los trabajadores la pérdida de derechos y beneficios sociales en beneficio del sector patronal, que tiene que ver con flexibilizaciones como es el caso de los despidos y períodos de prueba que se incrementan de tres a doce meses, entre otros recortes a los sectores obreros. Si bien se considera que es necesario avanzar sobre una nueva legislación laboral, esta no se puede hacer sin una discusión que involucre a los sectores del trabajo y sus representantes. Son lógicos los planteos de la parte laboral de los gravámenes que pesan sobre el mantenimiento de un trabajador con las cargas sociales y un régimen laboral que tiene también como contrapartida la llamada industria del juicio.
El avance de la ley de bases parece tener su freno en la Cámara de Senadores en donde ya se anticipa que varios artículos deberán ser vueltos a tratar en diputados, dadas las modificaciones introducidas por los senadores, de tal manera que no se llegaría al 25 de mayo con las pretensiones del presidente Javier Milei de firmar un nuevo pacto federal con los gobernadores; agrandándose una incertidumbre cada vez mayor.
Mucho se habló y se habla de las contradicciones e inestabilidades emocionales del  presidente Milei, que pone todo en un amplio margen de incertidumbre de cuál sería el camino a seguir, mientras el descontento y la desesperanza siguen creciendo a medida que pasan los días y el famoso rebote de la economía se hace esperar, mientras se desvanecen las expectativas de la promesa de que esta vez el esfuerzo valdrá la pena.
Puede que desde el congreso y, en particular desde el senado, sea la puerta que abra el camino a un diálogo más amplio entre oficialistas y opositores buscando consensos y no imposiciones caprichosas con recetas que el tiempo han demostrado que no dieron buenos resultados y terminaron de muy mala manera y con el pueblo en la calle, cargando una decepción más con los políticos y sus promesas incumplidas. Y se espera que esta no sea una más, aunque el panorama a corto y mediano plazo no sea para nada alentador.

Salir de la versión móvil