Desde 1949, el 4 de septiembre se celebra el “Día Nacional del Inmigrante”. Esta fecha fue establecida por el Decreto N.º 21.430, en conmemoración al día en que, en 1812, el Primer Triunvirato firmó el primer decreto fomentando la acogida en nuestro país “a los individuos de todas las naciones y a sus familias que deseen fijar su domicilio en el territorio”. En este día se honra el aporte histórico y cultural que los inmigrantes tuvieron y tienen en la Argentina.

 

Por ese motivo, este lunes se llevó a cabo el acto oficial de la provincia en la sede de la Federación de Colectividades. La ceremonia fue presidida por la presidente de la entidad, Marta Wieremiey, acompañada por el intendente de Oberá, Pablo Hassan, y la Delegada de Misiones de la Dirección de Migraciones, María Rosa Lobato, Además, estuvieron presentes la Reina Nacional de los inmigrantes, Loren Michel Weber, y la Princesa Catherine Bys, así como representantes de diferentes instituciones, fuerzas de seguridad, cuerpo consular, presidentes y Reinas de Colectividades.

«Feliz día corazones inmigrantes»
Las palabras alusivas a la fecha estuvieron a cargo de Rosalía , Presidente de la Colectividad Checa, quien destacó a esos corazones inmigrantes que tuvieron que ver partir a sus hijos, «sin saber si habían podido cumplir sus sueños, sin saber si llegaron a este mundo, esos corazones que se tuvieron que quedar partidos, sin saber si sus hijos se casaron o si pudieron llegar a donde querían llegar». En ese sentido, en representación de todas las colectividades, invitó a visitar el Parque de las Naciones, «nuestras casas, donde se puede sentir un poco de ese corazón que vino con cada inmigrante», y agregó, «gracias por estar 43 años haciendo valer el amor de esos corazones que vinieron con cada inmigrante que llegó a nuestro país».

 

Entrega de certificados a residentes extranjeros
Por su parte, la Lic. Lobato destacó que «es importante que cada 4 de septiembre se celebre esta fecha, pero también es la oportunidad para reflexionar, para sensibilidad con las cuestiones que tienen que ver con el racismo o la xenofobia, Estamos pasando un tiempo complejo donde el odio acedia, la intolerancia, y la violencia hacia las razas o etnias, la violencia política, y llegó el momento de valorar los 40 años de democracia en los que vivimos, es nuestra responsabilidad y nuestro deber de honrar para poder vivir en paz».
Acto seguido, se entregaron certificados a residentes extranjeros con más de 50 años en Argentina. Se trata de:
 1 – Simeona Escobar. Nacionalidad: paraguaya, Edad: 85 años, Ingresó al país en 1947. Nació el 18/02/1938 en Paraguay y pasó la frontera por Encarnación-Posadas
2 – Tranquilino Flores. Nacionalidad: Paraguaya. Edad: 69 años. Ingresó al país con 2 años en 1956. Nació el 29/07/1954 en Carmen del Paraná – Paraguay.
3 – Arnildo Ikert. Nacionalidad: Brasilera. Fecha Nac. 22-03-1965
4 – Ribas Roberto. Nacionalidad: Brasileña. Fecha de Nacimiento: 23/09/1968
Fecha de Ingreso al País: 01 Septiembre 1972
5 – Teresiña Candida Verlindes. Fecha de Nac.: 21/07/1947. Nacionalidad brasileña. Ingresó al país el 01/01/1964.
  6 – Tomás Peralta. Fecha de Nac.: 29/12/1936. Ingreso al país: 1960. Nacionalidad Paraguayo

 

Wieremiey: «Oberá, ejemplo del mundo»
A su turno, la presidente de la Federación de Colectividades, Marta Wieremiey, expresó: «Hoy es el momento de rendir homenaje y reconocimiento a cada uno de nuestros queridos inmigrantes… aquellos abuelos que llegaron a estas tierras para, junto a los hombres y mujeres de acá, hacer crecer los pueblos, hacer crecer la patria nueva que los cobija», fueron las primeras palabras de la presidente.
Wieremiey destacó los reconocimientos a Simeona, Tranquilino, Arnildo, Roberto, Teresiña y Tomás, quienes hace ya más de 50 años que están en esta tierra,  «Que este momento nos haga pensar un poco en todos los inmigrantes llegando a aquella tierra nueva, salvaje, inhóspita, con todo por hacer; pensar en todo lo que nos contaron los abuelos… Una historia única, pero que se repite en cada familia, se repite en cada anécdota, se repite en cada momento de sus vidas. Es así porque todos vivieron las mismas situaciones; la misma tristeza que acarrea el desarraigo; el mismo dolor al dejar atrás la patria y en ella a todos los afectos que cultivamos los humanos cuando crecemos; las mismas vivencias llenas de incertidumbre por enfrentar cambios importantes en cada vida; las mismas historias de sacrificios, esfuerzos y constantes desafíos; las mismas vivencias llenas de alegrías enormes cada vez que se lograron los objetivos; las mismas fiestas compartidas con todos los vecinos también venidos de otras tierras. Eso fue la inmigración, eso fue el inicio de nuestro pueblo primero, para ser hoy, una gran ciudad».

 

«Oberá, esa parte del planeta que es ejemplo para el resto del mundo. Orgullo de todos nosotros… Una comunidad que basada en todo aquello que nos enseñaron los abuelos inmigrantes, hoy vivimos una vida plena de trabajo y en armonía, donde las etnias más diversas son amigos, son amores, son familia….. No importa lo que ocurre en otros lugares, acá todos juntos  somos el motor de una ciudad que crece con un objetivo común, PAZ Y CONVIVENCIA».
«Volveremos a vivir nuestra Fiesta en nuestro Parque de las Naciones, con todo su esplendor… traerlos a la memoria con mayor intensidad, meditar sus historias, llorar cuando los recordamos, disfrutar de nuestra Argentina libre e independiente…. tal como lo soñaron ellos»..

Visited 39 times, 1 visit(s) today


Back To Top
Copy link