Agenda cultural
Hace algunos años que recibimos libros de escritores que nos visitan durante el desarrollo de nuestra Feria Provincial del Libro, que nos ha permitido conocer su dinámica y variada personalidad, su estilo propio que tantas veces nos impresiona por su calidad. Hoy queremos homenajear a esa mujer docente, profesora de letras, pero esencialmente escritora que fuera ELSA FABIANA CANTEROS – Chita – lamentablemente fallecida el 10 de este mes de octubre. Y lo haremos a través de un libro que para ella significó una etapa muy feliz de su vida, que tituló “CORPUS, CON OJOS DE NIÑA” y que presentó en la Edición 39 de nuestra Feria del año 2007. No se olvida fácilmente el lugar de nacimiento, aunque lo parezca porque se ha elegido vivir en otro lugar. Sin embargo siempre se vuelve a él a través de recuerdos que pugnan por salir y que obligan a viajar al pasado, a la infancia. A través de esos recuerdos Chita revive un pasado real de Corpus, ese lugar entrañable de sus primeros años, que tiene a la vez el privilegio de haber sido capital Misiones, de raíz jesuítica. Esta vez priorizó la realidad a la fantasía que tantas veces mezclaría en sus libros, porque quiso recuperar con certeza a personas y hechos que quedaron en su memoria. Para ello recurrió a la memoria de sus compoblanos que fueron sus vecinos. Realizó un trabajo de investigación en el lugar para que Corpus reviviera a través de recuerdos comprobables en la realidad. Recurrió también a fuentes bibliográficas, de diarios desde 1944 (fecha de nacimiento de la autora) a 1951 (fecha de su alejamiento de Corpus) que le llenaron de conclusiones tales como comprobar la existencia de antiguosnegocios de distintos rubros, la solidaridad de los pobladores que hacían diversas donaciones sociales, el predominio de la religión católica, informaciones sobre los inmigrantes de la zona (húngaros, franceses, ingleses, rusos, brasileros, paraguayos), y algo interesante:la gran importancia que se daba a la literatura pues se leían las famosas fábulas de Iriarte, Samaniego, Esopo, así como cuentos, novelas, relatos, coplas, etc. Chita recorre su vecindario, encuentra vecinos ancianos y con todos los aportes que le hacen oralmente, va reconstruyendo la historia de Corpus y su propia historia, sin fantasías. Dice su prologuista que Chita en su recorrido “recuperó cosas que estaban en un lugar escondido de su memoria, canciones, juegos, fotos, vivencias,,,” historias de vida y una parte importante de la vida de Corpus. Esta escritora deja un legado de 18 libros, muchos de los cuales fueron presentados en nuestra Feria a la que ella admiraba y concurría asiduamente. La Edición 45 la tuvo con la presentación de su último libro. Ella vivía en estado de poesía, todo era motivo de su observaciónamorosa, amable, generosa. En realidad enseñaba a observar lo cotidiano como si fuera nuevo o novedoso, con gracia, con picardía, con fantasía. Por ello tuvo un importante taller literario que dio oportunidad a muchas vocaciones literarias, a muchos escritores misioneros.

Artículo visitado 6 veces, 1 visitas hoy


Categorías: Columnas de Opinión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top