Hace más de una semana, mientras un recluso-Néstor Barúa- disputaba un partido de fútbol entre internos de la colonia penal 2 de Oberá, tuvo un episodio de salud que culminó con su vida debido a un paro cardiorrespiratorio. Si bien fue trasladado al Hospital Samic, ya llegó sin vida al nosocomio. Según Manuel Dutto, jefe del servicio penitenciario provincial, «siempre se le hacen chequeos al personal, al ingreso a cualquier unidad penitenciaria, como también reciben atención de salud en los hospitales locales. Se cuenta con personal médico para asistencia permanente, pero esto es difícil prever», sostuvo.

Indicó además que el sistema cuenta con 1700 internos, «por lo que estamos tramitando que el colectivo comunitario de salud pública pueda asistir a la Unidad penal, ya que es difícil trasladar a todos los internos al Hospital para hacer chequeos de esta naturaleza. Igualmente, en la cárcel de Oberá contamos con 4 médicos que están atentos de manera permanente a cualquier situación», mencionó.

Sostuvo además que de los 1700 presos que hay en la provincia, 72 están con prisión perpetua. «El sistema le da muchas herramientas de capacitación a los presos, aunque la ley de ejecución penal no prevé reducción de años para el que tiene perpetua, son 35 años que debe cumplir si o si, entonces muchos ni siquiera quieren capacitarse porque su salida es cuando cumplan ese tiempo no importa su condena», manifestó.

Artículo visitado 40 veces, 1 visitas hoy

Meridiano 55

www.Meridiano55.com


Categorías: Noticias Policiales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top