Agenda cultural
En unos días más, cuando estemos finalizando noviembre, el día 26 a las 20 en la espaciosa Sala de Lectura de la Biblioteca Popular “Domingo Faustino Sarmiento”, de nuestra ciudad, el escritor obereño Maxis Benn (seudónimo de Máximo Benegas) estará presentando su séptimo libro “Recuerdos De Mi Vida De Obrero”. Una temática que nos interesa conocer de alguien que ha conjugado varios aspectos de su personalidad, de los que sobresale este oficio de escritor, o este gusto por escribir, a una altura de su vida en que el tiempo se vuelve un aliado de la memoria. Es época de recuerdos, de vivencias, propias y ajenas, de contabilizar las cosas buenas y no tan buenas que nos han ocurrido, pero que son las que han dado forma y sentido a la propia vida En ese repaso de lo vivido, sorprende el reencuentro con la historia que se va dejando atrás, pero que volvió -como en este caso – gracias al don de la escritura. Es un libro autobiográfico, aunque tenga historias que parezcan de ficción. El autor se encarga de asegurar que tanto su vida laboral como afectiva, contadas en este libro, fueron circunstancias que le tocó vivir y que aún, en algunos casos, le traen lágrimas furtivas. En cuanto a su historia sindical , el autor cuenta todas las vicisitudes que le pueden suceder a un hombre que queda sin su trabajo al segundo día de comenzarlo, por haber faltado el día siguiente por causa de enfermedad, certificada por médico de la fábrica. Esta primer injusticia lleva a otras que no solo le suceden al autor, sino especialmente le suceden a sus compañeros de trabajo, en una época donde poco se hablaba de los derechos del trabajador, que en realidad no los tenía ni se animaban a luchar por ellos. La especial sensibilidad del autor, lo va llevando de un trabajo a otro, a convertirse en un delegado de los trabajadores, a conseguir conquistas notables en su ramo, pero también a conseguir varios despidos y finalmente logran el cansancio por una lucha desgastante y el retiro final. Muchas veces la lucha se hace dura, aún hoy que se han conquistado tantos derechos, y para los que miramos de afuera, muchas veces no comprendemos la lucha por la justicia social. Leyendo este capítulo, comprendemos mejor cómo las conquistas sociales se fueron dando paulatinamente y gracias a trabajadores empecinados en conseguirlas. Pero hay un capítulo importante, que le da el toque de confesión de una intimidad (este subrayado es mío) cual es darle el nombre (nombre y apellido) al padre biológico, tal vez como un reconocimiento a quien -a pesar de todo- hizo mucho por el autor, su hijo, principalmente en cuanto a su educación, lo que explicaría su inclinación por lo intelectual. Maxis Benn tiene para su padre, Carlos Madelaire, un hombre de fortuna, empresario, muy conocido en Paraguay y en esta Provincia, palabras de agradecimiento por lo que quiso hacer de él. Sin embargo no pudo quedar ajeno a lo que significaban su madre y sus hermanos que según él se debatían entre la pobreza y la miseria en una casa de alquiler, y dejando todas sus comodidades por vivir varios años con su padre, volvió a su familia. Los relatos que siguen en el libro, muestran una realidad dolorosa cuando no se tiene trabajo, o no se tiene salud, o se pierde a la persona que aseguraba el pan. El autor describe con mucha empatía estos casos, que seguramente fueron de su conocimiento y que son un motivo más para encarar la lectura de este libro de recuerdos y emociones.

Artículo visitado 2 veces, 1 visitas hoy


Categorías: Columnas de Opinión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top