Se trata de le Escuela Nº 927 ubicada en Villa Stemberg. La misma será reemplazada por una estructura que prioriza el diseño de bajo mantenimiento.

En diciembre de este año comenzará la obra de una escuela cuyo diseño, en realidad, tiene su origen en 2009.

El establecimiento en cuestión se ubica en Villa Stemberg de la ciudad de Oberá y será construido con el aporte de empresas y particulares según las pautas que surgieron en el concurso “Anteproyectos para el Diseño de una Escuela Rural”, organizado por la Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbano (CEDU) y el Centro de Arte y Comunicación (CAYC).

El objetivo de la convocatoria fue generar nuevas propuestas arquitectónicas que permitieran la construcción de una escuela rural en el norte de Argentina.

El primer premio lo recibió un proyecto del estudio marplatense Moirë Arquitectos, formado por Ezequiel Muñoz y Adrián Olivero.

Entendemos la escuela rural como un lugar de dinamización cultural y social que, además de dar lugar a las actividades escolares, debería ser el punto de encuentro y de intercambio con participación directa de la población. El espacio destinado a la enseñanza debe ser un soporte que privilegie y fomente la relación con el prójimo y con el entorno social y físico inmediato”, comenta Olivero.

Hoy, Danilo Antoniazzi, presidente de la ong Acción Sustentable (patrocinante del proyecto), se encuentra en Oberá para coordinar el comienzo de la obra y promover la donación de recursos que permitan terminar su construcción en tiempo y forma.

La escuela actual alberga 250 alumnos de familias de bajos recursos. Fue construida con madera y chapa, no tiene aislamiento térmico y, entre las hendijas, se cuelan el sol abrasador y los insectos.

 

Una nueva vida para los alumnos

Con la finalización de la nueva estructura, en agosto de 2022, estos chicos podrían estudiar en óptimas condiciones. La nueva escuela contará con cuatro aulas, cocina, secretaría, sala de profesores con baño, baño para niños y baño para discapacitados.

Nuestro principal objetivo es el de generar un hábitat de calidad, donde los niños puedan desarrollar sus habilidades cognitivas en un ambiente saludable. Nos orientamos a la aplicación de soluciones sustentables en resguardo del cuidado de los recursos naturales en pos de equipar oportunidades de desarrollo social”, señala Antoniazzi.

El edificio tendrá una platea de hormigón armado que resuelve en forma integral la fundación de todos los elementos de la escuela. También se utiliza como piso terminado para las superficies semicubiertas y descubiertas.

Muñoz y Olivero propusieron una cubierta y fachada de perfiles y chapa galvanizada trapezoidal autoportante y una subestructura para anclaje de termotanque solar y sistema de energía fotovoltaica.

Al respecto, el primero explica: “Diseñamos la estructura portante de forma tal que puede ser materializada tanto con perfiles metálicos como así también con tirantes de madera, según la disponibilidad en la zona de implantación del edificio”. De este modo, se resuelve en forma simple y completa las cuestiones hidrófugas y de asoleamiento.

El cerramiento vertical de los ambientes se resuelve con ladrillos huecos y terminación a la vista con pintura siliconada; y la iluminación será led.

Por último, se sumará “una gran envolvente de chapa que genera un flujo de aire continuo con el objeto de ventilar el gran espacio semicubierto de expansión de las aulas y de juego para los alumnos en base a los principios de la construcción sustentable”, describe Antoniazzi.

Artículo visitado 28 veces, 1 visitas hoy

informecentral.com.ar


Categorías: Noticias Sociedad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top