Agenda cultural
Es innegable la función educadora de la institución escolar en el Territorio Nacional de Misiones. Podríamos decir, función civilizadora, en una época de las corrientes migratorias que llegaban a nuestro país en busca de paz y trabajo. Un libro de la escritora-investigadora misionera, Gloria Torres de Novarecio, inspirado en oportunidad del centenario de la “Escuela Nº 97. A 100 años. Picada Sueca. Misiones”, nos trae a la memoria la función educadora de la escuela en la persona de una gran mujer, ejemplo de maestra y modelo a imitar, Angélica Felisa Schnarbach. La historia de la Escuela 97 de Picada Sueca, es la historia de esta mujer que la fundó en el año 1921, habiendo pasado por dos escuelas anteriormente, por la Escuela Nº 56. en los años 1913 al 1915: luego a la Escuela Nº 79 de Picada San Javier hasta ser designada para fundar la Escuela Nº 97. Pero lo notable de todos estos pasos por dichas escuelas, es lo que Angélica hizo por la comunidad en general desde su lugar como maestra. Egresó de la Escuela Normal de Posadas como Maestra Rural el 30 de noviembre de 1912. Era la penúltima de 12 hermanos hijos de Andrés Schnarbach y de Paulina Illman, llegados de Brasil y radicados en Colonia Apóstoles y que en una exposición nacional en Buenos Aires habían sido premiados por las muestras de arroz cultivadas por sus manos. Entonces no es imposible que Felisa no sintiera el fuego de la creación en sus venas. Basta enumerar su quehacer en cada uno de los lugares que la tuvo como maestra. Centrándonos en la Escuela 97 de Picada Sueca, dice la autora que la funda con vecinos alemanes, rusos y polacos y reproduce el testimonio del Prof. José Antonio Margalot, que refiriéndose a Angélica, dice : “…dirige con un machete en la mano, abre un rozado y construye el primer salón de clases el 26 de agosto de 1921 y cuando la escuela adquiere un volumen de 112 alumnos, consigue la designación de maestras… Forma con los vecinos una comisión para la conservación de la Picada Sueca… crea la Estafeta por gestión personal… crea la Biblioteca Popular “Mariano Moreno”. Su conocimiento de los idiomas alemán, ruso y polaco le permite ser consejera general de la comunidad. En la Escuela 97 se encuentra un gran mapa de la República, otro de Misiones, y un Escudo Nacional tallado en piedra. Crea la Caballería Gaucha que desfila en las fiestas patrias. Pero además , su tarea educadora la lleva a enseñar Corte y Confección, cocina, bordado, puericultura para las madres jóvenes. Organiza Fiestas de Navidad y realiza la Primer Fiesta de la Yerba Mate, precursora de la gran Fiesta del año 1944, en Posadas. Y por si esto fuera poco, realiza concursos agrícolas de huertas, lucha contra la hormiga minera, siembra algodón, reforestaciones y recibe premios en exposiciones agrícolas. El libro de Gloria Torres, es un indispensable recordatorio de una mujer educadora a través de una Escuela que fue ejemplo cumpliendo su misión fundamental,

Artículo visitado 3 veces, 1 visitas hoy


Categorías: Columnas de Opinión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top